Este blog busca difundir algunas fuentes de la obra vygotskiana publicada en español, así como traducir algunos artículos editados en revistas y libros o bajados de la red; todo relacionado con Vygotski.

martes, 29 de julio de 2014

Yasnitskiy



Revolución crítica* de la ciencia vygotskiana: hacia la psicología Gestalt histórico-cultural
Antón Yasnitskiy
Introducción como editor invitado en:
Journal of Russian and East European Psychology, vol. 50, no. 4, July–August 2012, pp. 3–15.

Traducción: Efraín Aguilar
*En el original es Revisionist revolution, pero como la palabra revisionista en español posee una connotación histórica negativa, el título ha sido sustituido por Revolución crítica.

Liev Vygotskiy es probablemente el más conocido y el más citado psicólogo ruso en la actualidad. Al menos esto parece cierto en la Rusia contemporánea1 y Norteamérica (Aleksandrova-Howell, Abramson, y Craig, 2012).2 La popularidad de Vygotskiy en ciertos círculos anglófonos de Norteamérica es en realidad enorme y a menudo descrita como un “boom Vygotskiy” (Cole, 2004; Garai y Kocski, 1995) o, algo críticamente, como el “culto a Vygotskiy” (Yasnitsky, 2010, 2011b, 2011c). El inicio de este “boom Vygotskiy” se remonta a fines de los 1970s, y fue una década después, a fines de los 1980s, que un académico contemporáneo observó con astucia:

En la actualidad el interés de los psicólogos por el pensamiento de Vygotskiy es incluso paradójico. Por un lado, sus obras parecen crecientemente populares entre los psicólogos del desarrollo en Europa y Norteamérica. Por otro lado, sin embargo, el análisis cuidadoso  y la comprensión profunda de los antecedentes de las ideas de Vygotskiy son raros. … Vygotskiy parece cada vez más conocido en la psicología internacional, mientras que permanece poco entendido. Las raíces de su pensamiento en el discurso filosófico y psicológico internacional permanecen bastante ocultas. Sus ideas rara vez han sido desarrolladas más allá de las líneas teóricas o empíricas. (Valsiner, 1988, p. 117)

Esta observación fue apoyada por otras voces relativamente raras, pero igualmente críticas de aquellos que demarcaron con claridad una línea entre Vygotskiy como tal y sus autoproclamados seguidores occidentales, los “vygotskianos” y sus teorías “vygotskianas”, en particular aquellos de moda en Norteamérica (ver Simon, 1987). Sin embargo las críticas a los “vygotskianos” no estuvieron limitadas a los occidentales, y dentro de la psicología soviética de los 1980s uno podía distinguir con claridad las relativamente raras voces disidentes de aquellas afirmaciones de lealtad, totalmente escépticas, de algunos de sus compatriotas a la tradición de Vygotskiy en psicología, más típicamente ejemplificadas por el  constructo de la “escuela de Vygotskiy–Lieóntiev–Luria” (Lúchkov y Pievznior, 1981). Una serie de constructos retóricos normalmente acompañaba a esta narrativa maestra de la escuela “Vygotskiy–Lieóntiev–Luria”, tales como la historia de la “troyka y la pyatiorka” o de los más devotos estudiantes y seguidores de Vygotskiy, y la llamada “escuela de psicología de Járkov” de Lieóntiev; para la historia de la más reciente discusión crítica y deconstrucción de esta narrativa canónica, ver Yasnitsky (2011c). La crítica de los estudiosos rusos y occidentales “vygotskianos” de los 1980s continúo a lo largo de los 1990s. Así, diferentes autores enfatizaron las interpretaciones sesgadas y fragmentadas de  Vygotskiy por los representantes de lo que fue llamado “modas neo-vygotskianas en psicología contemporánea” (Van der Veer y Valsiner, 1991, p. 1) o “tradiciones selectivas” en los estudios vygotskianos (Cazden, 1996). De modo característico, la fraseología  “vygotskiana” de moda y más amplia circulación en el discurso académico y educativo occidental —como la “zona de desarrollo próximo”— fue referida en la literatura crítica de este periodo como “uno de las más usados y menos entendidos constructos que aparece en la literatura educativa contemporánea” (Palincsar, 1998, p. 370), constructo que fue “usado  más como una alternativa de moda a la terminología piagetiana o al concepto de IQ para describir las diferencias individuales de algún logro o potencial” (Mercer y Fisher, 1992, p. 342). Todas esas críticas, sin embargo, parecen algo moderadas e inocentes ante la explosión de literatura crítica que está saliendo con abundancia en el nuevo milenio.

Los años 2000 abrieron con la publicación del libro de Valsiner y van der Veer La mente social, que explora sistemáticamente la historia de la idea del origen social de la mente humana y calificó las numerosas referencias a Vygotskiy en la literatura contemporánea como retórica, hipocresía o, literalmente, meras “declaraciones de fe”:

A menudo es una cuestión abierta saber qué función pueden tener tales declaraciones en la ciencia. Visto desde una postura de análisis a profundidad, tales declaraciones parecen ser simplemente una obviedad (comparadas con la declaración que la lluvia es húmeda o que el rico es influyente). Así, tales afirmaciones generales acerca de la sociabilidad de la mente humana son hechas con notable vigor y repetitividad. (Valsiner y Van der Veer, 2000, p. 4)

Otros autores han discutido y criticado de modo variado las “versiones de Vygotskiy” (Gillen, 2000), los “conceptos e inferencias curiosamente atribuidos a Liev Vygotskiy” (Gredler, 2007) o las “múltiples lecturas de Vygotskiy” (Van der Veer, 2008). Es más, algunas de esas versiones, tales como la notoria “teoría de la actividad” y, por extensión, su rama teórica —muy desarrolladas a nombre y en el espíritu de la narrativa apócrifa de la “escuela de Vygotskiy–Lieóntiev–Luria”— la “teoría de la actividad histórico-cultural” fueron referidas como un “callejón sin salida” para la psicología histórico-cultural (Toomela, 2000) y, aún más, para el pensamiento metodológico de la psicología cultural (Toomela, 2008). Algunos autores se preguntan si alguien actualmente lee en realidad las palabras de Vygotskiy (Gredler y Schields, 2004) y si es demasiado tarde para entender a Vygotskiy en las aulas (Gredler, 2012). Sobre todo, han sido reveladas numerosas inconsistencias, contradicciones y hasta defectos fundamentales en la literatura “vygotskiana” dentro del océano de publicaciones críticas sobre este tema, y están típicamente asociadas con —pero no limitadas a—  el legado norteamericano de Michael Cole y James Wertsch (para una crítica de esas dos tradiciones de investigación en particular ver Miller, 2011). Así, en muchas ocasiones Miller menciona “distorsiones”, “malas interpretaciones” y “malas representaciones” de las ideas de Vygotskiy en las traducciones asequibles de sus trabajos en inglés y, aún más, en los trabajos de sus autoproclamados seguidores occidentales. Como lo señala Miller de modo correcto, “los textos que sobrevivieron y fueron traducidos al inglés, o fueron abreviados y traducidos de manera inexacta, en el caso de Pensamiento y lenguaje (Vygotsky, 1962), o artificialmente traducidos en un libro a través de seleccionar pedazos y piezas de varias fuentes, en el caso de Mind in Society (Vygotsky, 1978)” (Miller, 2011, p. 2). Aún más, los seis volúmenes de los Collected Works de Vygotskiy publicados por Plenum de 1987 a 1997 incluyeron a lo largo de los textos traducidos “varios comentarios en forma de prefacios, prólogos, introducciones, postfacios y epílogos” (ibid.). Miller abiertamente acusa a los editores de los traducidos Collected Works de “meterse con los textos originales en ruso cambiando su orden y presentación” e “incluir una capa adicional de comentaristas ‘locales’”, todos los cuales contribuyeron de modo significativo a la mala interpretación de Vygotskiy en occidente. Como remedio, Miller propone regresar a las traducciones de Vygotskiy a las que, de modo algo extraño, él continuamente se refiere como “los textos originales”, y leerlos sin tomar en cuenta las voces de alrededor de comentaristas y editores.

Todas esas críticas han llevado a una posición bastante insegura a todo el que intente afrontar de modo significativo y seguro los temas “vygotskianos”; para un resumen de los numerosos “desafíos de reclamar una perspectiva vygotskiana” ver el capítulo 1 de un libro recientemente publicado (Smagorinsky, 2011). La situación actual no es tolerable ni sana, y debe hacerse algo serio para resolver los numerosos temas de la psicología vygotskiana contemporánea. Para resolver el problema, primero éste debe ser identificado. Así, ¿cuáles son las raíces de esta confusión general acerca del legado de Vygotskiy hoy?

Una de las razones de los problemas con el legado vygotskiano podría pensarse que está sobre todo relacionada con el tema de las traducciones de los textos de Vygotskiy y de los estudiosos del “círculo de Vygotskiy” (Yasnitsky, 2009, 2011c), la mayoría de los cuales —si no todos— hasta donde sabemos, fueron escritos originalmente en ruso. Como lo señala Smagorinskiy en el libro mencionado arriba, “a pesar de que yo he estado citando a Vygotskiy en mi propio trabajo desde inicios de los 1990s, probablemente he estado basando mi conocimiento en traducciones inadecuadas e incompletas” (Smagorinsky, 2011, p. 8). En efecto, la calidad de las traducciones permanece en definitiva como un asunto que hace poco ha sido sistemáticamente explorado y revisado en un artículo con el título característico de “Vygotskiy en inglés: qué falta por hacer” (Van der Veer y Yasnitsky, 2011). Sin embargo, incluso la mejor visión general y declaración programática sobre “qué  hacer” no pueden sustituir a la acción. Así, el lector anglófono aún está en espera de que se haga una gran cantidad de traducciones, comentarios, ediciones y reinterpretaciones importantes, meticulosas, que requieran mucho tiempo.

Uno también debe pensar que el tema principal es la accesibilidad y disponibilidad de las obras de Vygotskiy. En efecto, la mayor compilación hasta la fecha, la colección en seis volúmenes de las obras de Vygotskiy no contiene todos los textos escritos por este autor, y para restaurar el conjunto completo de obras publicadas aún falta por hacer mucho trabajo de archivo y biblioteca. Sin embargo, con suerte un día de estos aparezcan nuevas publicaciones de la obra de Vygotskiy; el proyecto más notable es el ambicioso “Vygotskiy completo PsyAnima” puesto en marcha recientemente por el equipo editorial de la revista rusa internacional en línea PsyAnima, Dubna Psychological Journal que sigue publicando obras extremadamente raras y virtualmente inaccesibles de Vygotskiy que ya habían salido a la luz en vida del autor, pero que desde entonces no habían sido republicadas.3 Una fuente complementaria del legado de Vygotskiy es el archivo personal del erudito (de propiedad privada, por lo tanto, inaccesible a los investigadores), cuya mayor parte está constituida por una colección de fragmentos, notas en papel usado y manuscritos infinitos. El contenido del archivo de Vygotskiy fue presentado de manera bastante clara en una serie de publicaciones recientes en ruso e inglés por E.Yu. Záviershnieva y colaboradores (Van der Veer y Zavershneva, 2011, 2012; Záviershnieva, 2007, 2008a, 2008b, 2009, 2010a, 2010b, 2010c, 2012; Záviershnieva y Osipov, 2010). Con base en esas publicaciones, queda bastante claro que los materiales del archivo de Vygotskiy —tan emocionantes como invaluables puedan parecer a un historiador de la ciencia— no son de mucho valor para la propia comunidad psicológica y difícilmente añadirán algo completamente nuevo al legado de Vygotskiy o serán lo suficientemente importantes para cambiar de raíz la imagen del Vygotskiy erudito.

Y sin embargo, las raíces del problema son más profundas que eso. El problema principal parecen ser los textos de Vygotskiy per se, más precisamente, la confiabilidad de los textos publicados de Vygotskiy como tales. En efecto, no hay nada nuevo en reclamar la desastrosa calidad de las publicaciones soviéticas posteriores a la segunda guerra mundial de las obras de Vygotskiy, que han sido extensa y crecientemente criticadas por los numerosos errores, omisiones y distorsiones (Brushlinskiy, 1996; Tkachenko, 1983; Tulviste, 1987; Van der Veer, 1997a; Van der Veer y Valsiner, 1991; Van der Veer y Yasnitsky, 2011).

A pesar de todas esas anteriores contribuciones importantes, la investigación histórica de Záviershnieva abre una línea totalmente nueva de estudios en la textología vygotskiana. En marzo de 1994, en la introducción de su “Prefacio y agradecimientos del traductor”, del volumen tres de The Collected Works of L.S. Vygotsky, René van der Veer comentó sobre su acercamiento a la tarea de traducir a Vygotskiy:

No he tratado de mejorar el estilo de la escritura de Vygotskiy aunque a veces fue difícil abstenerse de hacerlo. Está claro que Vygotskiy— a diferencia, por ejemplo, de William James— nunca re escribió un texto en aras de mejorar su estilo y legibilidad. De ahí la redundancia, la dificultad para seguir el hilo de su argumentación, las frases difíciles, etc. (Van der Veer, 1997b, p. v)

Esta notoriedad del discurso de Vygotskiy ha sido considerada una de las características del estilo discursivo del genio e idiosincrasia del talento creativo de Vygotskiy. Una posibilidad para una interpretación alternativa fue sugerida, entre otros, por Borís Mieshcheryakov, el cual, en su precipitada revisión de la bibliografía de las obras de  Vygotskiy en su última década de vida afirmó:

Muchos temas de esta década fueron escritos muy rápidamente, en un estilo casi telegráfico. Algunas obras quedaron inconclusas. Es muy posible que algunas de las obras publicadas póstumamente no estaban destinadas a ser publicadas (desafortunadamente, los editores de las ediciones contemporáneas no siempre advierten al lector sobre el estado y naturaleza de los textos originales). (Meshcheryakov, 2007, p. 155)

Esta afirmación parece bastante posible. Sin embargo, solo hasta después de que la investigación pionera de archivo y textológica de Záviershnieva fue publicada en ruso en  2009, en colaboración con Osipov (2010), fue que recibimos una sólida confirmación de la sugerencia de que no todos los textos que ahora conocemos como las obras fundacionales de Vygotskiy fueron terminados por su autor, ni que él sugiriera enviarlos todos a su publicación.

En uno de sus estudios, Záviershnieva y su estudiante graduado y colaborador Osipov escrutaron los infinitos manuscritos sobre la crisis en psicología que fue publicada, sin análisis textológico apropiado y sin crítica, en 1982 bajo el título El significado histórico de la crisis en psicología. Como lo muestra Záviershnieva en su análisis de varias obras de  Vygotskiy, las ideas más importantes sobre la crisis disciplinaria en psicología fueron de hecho publicadas en vida de Vygotskiy en una serie de notables artículos cortos que de modo sucinto presentan el argumento de la obra inconclusa sobre metodología de la investigación psicológica. La investigación de Záviershnieva sobre El significado histórico de la crisis en psicología, junto con un trabajo muy relacionado de la libreta de Vygotskiy de 1926 del hospital Zajarino y uno de los artículos metodológicos más cortos de 1928; son presentados por vez primera en inglés en este número del Journal of Russian and East European Psychology.

El impacto de estos trabajos tempranos de Záviershnieva ha sido enorme. Para los lectores occidentales, que hasta hoy tiene acceso a esta investigación traducida, esta situación puede calificar como una instancia de “impacto retroactivo” de un estudio temprano que, sin embargo, afectó de modo considerable el curso de la investigación subsecuente publicada sin haber sido publicado él mismo. Por cierto, el análisis textológico meticuloso de Záviershnieva y Osipov de El significado histórico de la crisis en psicología (Záviershnieva, 2009; Záviershnieva y Osipov, 2010) ocasionó e inspiró mucho una serie de estudios de seguimiento. Uno de esos estudios exploró y documentó diferencias en las tres ediciones rusas de Pensamiento y habla de Vygotskiy de 1934, 1956 y 1982 (Mecacci y Yasnitsky, 2011). Un trabajo aún más sustancial ha sido hecho por dos investigadores que estudiaron La herramienta y el signo [en el desarrollo del niño] y compararon las versiones existentes en ruso e inglés del texto. De modo inesperado, los dos estudios llegaron a conclusiones radicalmente diferentes sobre la dirección de la traducción y la cronología relativa de la creación de esos dos textos (Kellogg, 2011a, 2011b; Kellogg y Yasnitsky, 2011; Yasnitsky, 2011a, 2011d, 2012e). La versión según la cual, tan extraña como contra intuitiva pueda parecer, el texto en ruso de la edición soviética de 1984 fue creado en algún momento a fines de los 1960s como resultado de la traducción del único manuscrito sobreviviente en inglés de origen poco claro, pero traducción en sí con toda probabilidad; recibió confirmación en una serie de publicaciones posteriores que discuten la historia de La herramiento y el signo como una “falsificación benigna” (Cole, 2012; Goldberg, 2012; Van der Veer, 2012; Yasnitsky, 2012d).

El impacto de todos esos estudios textológicos sobre el estado de cosas en la textología de las obras de Vygotskiy es considerable, pero se extiende más allá de la propia textología. Este corpus de estudios ha establecido una sólida base para un movimiento revisor de los estudios vygotskianos y constituye la primera contribución a este movimiento crítico. En otras palabras, la “revolución archivística” que tuvo lugar hace unos años (Yasnitsky, 2010)  superó su etapa inicial y se convirtió en una hecha y derecha “revolución crítica” de la ciencia vygotskiana. Aparte de un considerable trabajo textológico y de archivo, este movimiento revisor fue precedido por estudios que se apartaron radicalmente del género tradicional de la narrativa del “gran hombre”. Estos estudios interpretaron el proyecto  Vygotskiy como una empresa colaborativa, distribuida, de agentes múltiples enclavados en procesos a gran escala de la masiva transformación social, económica y cultural de la Unión Soviética de entreguerras (Shchedrovitskiy, 1980/2004; Stetsenko, 2003; Stetsenko y Arievitch, 2004) y se llegó a un entendimiento de esta empresa de colaboración como el “círculo de Vygotskiy” de varias docenas de colaboradores, asociados y estudiantes de  Vygotskiy y Luria (Yasnitsky, 2009, 2011c). Es sobre estas bases sólidas de los estudios tempranos que una nueva investigación se desarrolla en estos días. El movimiento revisor comprende dos líneas de investigación algo distintas pero muy interrelacionadas.

Primero, la “líneas crítica” explora sesgos antiguos, creencias por lo común sostenidas acerca de la terminología de Vygotskiy, aspectos conceptuales, historia del desarrollo de sus obras, etc. Por ejemplo, un estudio reciente de Keiler demostró que las expresiones “funciones  psíquicas (mentales) superiores”, “psicología histórico-cultural”, “teoría histórico-cultural” y “escuela histórico-cultural”, contra la creencia popular, nunca se dieron en las obras de Vygotskiy publicadas en vida, sino que le fueron adjudicadas después de su muerte e incorporadas en sus publicaciones póstumas (Keiler, 2012). Declaraciones más o menos similares pueden hacerse acerca de otras frases “vygotskianas” famosas y expresiones tales como “internalización” o la “zona de desarrollo próximo” (investigación sobre la fraseología de Vygotskiy y del aparato conceptual en curso). Esta investigación responde más directamente al problema que Daniels, Cole y Wertsch describieron recientemente como sigue:

Una lectura atenta de la obra de Vygotskiy muestra cómo sus ideas se desarrollaron y transformaron en un lapso muy breve. Es difícil reconciliar algunos de sus escritos de inicios de los 1920s con los que fueron producidos durante los últimos dos años de su vida. Estos rápidos cambios, junto con el hecho de que su obra no fue publicada en orden cronológico, hacen difíciles los resúmenes de su obra (Daniels, Cole y Wertsch, 2007, p. 2).

Además del análisis textológico de las dinámicas del desarrollo de la terminología y fraseología del discurso de Vygotskiy, se ha hecho un trabajo sustancial sobre el análisis comparativo crítico de varias bibliografías —típicamente muy conflictivas— de las obras de Vygotskiy. Como resultado, otro estudio reciente de las publicaciones de Vygotskiy identificó la lista de sus obras más importantes y produjo una cronología de la composición de esas obras (Yasnitsky, 2011a, 2011d). Estos estudios de la “línea crítica” están más interrelacionados con los estudios de la segunda línea dentro del movimiento revisor de la ciencia vygotskiana.

Segundo, la “cadena constructiva” está compuesta de estudios que apuntan a una mejor comprensión del verdadero desarrollo de la teoría de Vygotskiy, que solo hasta ahora ha sido posible con base en la línea “crítica” de la erudición revisora vygotskiana. Así, tal como lo muestra una serie de estudios “críticos” recientes, muchos de esos textos largo tiempo considerados como centrales en Vygotskiy así como sus obras más importantes, no fueron considerados como tales por Vygotsky. Por sorprendente como pueda parecer, varias de esas obras nunca fueron publicadas en vida de Vygotskiy, y jamás fueron preparadas para su publicación por el autor y, aún más, ellas representan las etapas más tempranas de su edificio teórico, las ideas que más criticó y rechazó en sus últimos escritos (para una discusión de las autocríticas de Vygotskiy y el rechazo de sus puntos de vista tempranos ver Yasnitsky, 2011b).

Esta literatura crítica plantea una pregunta más obvia: ¿quién es el real Vygotskiy, el pensador de su periodo más desarrollado y maduro? O, con más precisión: ¿qué tipo de teoría del Vygotskiy de los dos últimos años de su vida podemos usar como fundacional de la ciencia vygotskiana, quizá de cierta promesa en el contexto de la investigación psicológica contemporánea, teórica y aplicada? Varios estudios recientes discuten los contornos de esta teoría en su más madura forma y arguyen de modo bastante correcto que,  a diferencia de la práctica experimental de Vygotskiy en su más temprano periodo “instrumental” de los 1920s, su pensamiento de los 1930s se desplazó de modo considerable hacia los procesos internos de la creatividad artística y del significado y sentido de las decisiones (Miller, 2011; González Rey, 2011). Estos estudios importantes, sin embargo, no toman en cuenta otro aspecto en extremo importante de la obra de Vygotskiy de los 1930s, que es vital para entender su proyecto de investigación completo  en desarrollo durante este periodo. Como lo muestra un estudio reciente de la historia transnacional del círculo de Vygotskiy, los años 1930s pueden ser caracterizados como un periodo de convergencia dramática entre dos grupos de estudiosos: el grupo soviético de  Vygotskiy y Luria, y, por otro lado, el grupo alemán-norteamericano de los psicólogos de la  Gestalt liderados por Max Wertheimer, Wolfgang Köhler y Kurt Koffka. Es más, el grupo soviético fue muy influido por la obra de miembros algo periféricos del movimiento de la  Gestalt, tales como Kurt Goldstein, Adhémar Gelb y, aún más importante, Kurt Lewin. Este ultimo estaba personalmente familiarizado con los eruditos soviéticos (Vygotskiy, Luria, Bírenbaum, Zieygárnik y otros), y su influencia —en gran medida por la obra de las estudiantes rusas de Lewin expatriadas a Berlín, quienes más tarde regresaron a Rusia— fue particularmente fuerte. La convergencia entre esos dos grandes grupos de eruditos es evidente por los numerosos contactos personales y las estrechas interrelaciones, migraciones de los estudiosos, publicaciones internacionales y proyectos de investigación en colaboración, extenso intercambio intelectual y la circulación de ideas y prácticas experimentales. Un estudio reciente describe y analiza estas actividades bajo la bandera de la “psicología Gestalt histórico-cultural”, que fue evolucionando desde inicios de los 1930s hasta el final de la década previa a la guerra (Yasnitsky, 2012a, 2012b, 2012c).

Esta “psicología Gestalt histórico-cultural” en realidad nunca se ha llevado a cabo, debido en parte a la muerte prematura de la mayoría de los académicos clave involucrados, y en parte debido a la inestabilidad política y a los disturbios antes y durante la segunda guerra mundial. En todo caso, ya está claro que si la mayor síntesis de las ideas de las dos escuelas de pensamiento tuviera lugar, tendríamos una psicología en realidad sin precedentes que combinaría el historicismo, el intelectualismo, el desarrollismo vygotskianos, y un enfoque de la cultura con el holismo y organicismo de la Gestalt, y un agudo interés lewiniano por los procesos psicológicos afectivos y volitivos. Al mismo tiempo, ambas corrientes del pensamiento estaban en aparente sintonía al atender los problemas sociales, los problemas de las artes y la creatividad, y los procesos del sentido y significado de la toma de decisiones. Así, el trabajo en la reconstrucción o, para el caso, la construcción de esta  “psicología Gestalt histórico-cultural” es una de las áreas clave del trabajo actual para la cadena “constructiva” dentro del movimiento revisor en la ciencia vygotskiana contemporánea. Por lo tanto, una vez más, como Vygotskiy lo reconoció hace unos noventa años, nos damos cuenta que estamos tratando con la psicología del futuro:

Pero por supuesto esta psicología del futuro. . . se parecerá a nuestra psicología contemporánea solo en el nombre o, como Spinoza lo dijo tan magníficamente: non aliter scilicet quam inter se conveniunt canis, signum celeste, et canis, animal latrans, esto es, como la constelación del Canis se parece a un perro, el animal que ladra. . . . Es por eso que el nombre de nuestra ciencia es tan querido por nosotros —el nombre en el que el polvo de los años se ha asentado, pero al que pertenece el futuro. (Este volumen, p. 104)

Notas

1. Ver la lista de los autores más citados entre 1988–2002 en la revista rusa más popular Voprosy psijológuii (www.voppsy.ru/indx.htm); para una lista de los autores más citados entre 1986–2005, ver http://psyhistorik.livejournal.com/86054.html.
2. Aún cuando esta publicación menciona a Vygotskiy entre otros eruditos mayores rusos de notoria importación al contexto norteamericano (Biéjtieriev, Luria, Pávlov y  Siéchenov), la afiliación disciplinaria (por ej., fisiología: Biéjtieriev, Pávlov y Siéchenov) y la frecuencia de aparición de esos nombres en el propio texto del artículo (sin exceder una docena de veces para Biéjtieriev, Pávlov y Siéchenov; trece veces para Luria), sugiere el predominio de Vygotskiy sobre el resto. En efecto, 28 citas del nombre de Vygotskiy en el texto del artículo y el hecho de que un apéndice con “Lecturas recomendadas (artículos) organizadas por campo” contiene una sección especial titulada “Contribución de Vygotskiy”, son suficientes indicadores de la posición destacada del erudito entre otros estudiosos rusos en el discurso contemporáneo psicológico.
3. Para visitar el sitio Web de la revista ver www.psyanima.ru/.

Referencias

Aleksandrova-Howell, M.; C.I. Abramson; and D.P.A. Craig. 2012. “Coverage of Russian Psychological Contributions in American Psychology Textbooks.” International Journal of Psychology, vol. 47, no. 1, pp. 76–87.
Brushlinskiy, A.V. 1996. “Piérvuiye utochniéniya tiékstov L.S. Vygótskovo”. Psijologuícheskiy zhurnal, vol. 17, pp. 19–25.
Cazden, C.B. 1996. “Selective Traditions: Readings of Vygotsky in Writing Pedagogy.” In Child Discourse and Social Learning: An Interdisciplinary Perspective, ed. Hicks, pp. 165–86. New York: Cambridge University Press.
Cole, M. 2004. “Prologue: Reading Vygotsky.” In The Essential Vygotsky, ed. R.W. Rieber and D.K. Robinson, pp. vii–xii. New York: Kluwer Academic/Plenum.
———. 2012. “Comments on Prior Comments.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 5, no. 1, pp. 124–27.
Daniels, H.; M. Cole; and J.V. Wertsch, eds. 2007. Cambridge Companion to Vygotsky. New York: Cambridge University Press.
Garai, L., and M. Kocski. 1995. “Another Crisis in Psychology: A Possible Motive for the Vygotsky-Boom.” Journal of Russian and East European Psychology, vol. 33, no. 1, pp. 82–94.
Gillen, J. 2000. “Versions of Vygotsky.” British Journal of Educational Studies, vol. 48, no. 2, pp. 183–98.
Goldberg, E. 2012. “Thank You for Sharing This Fascinating Material—Very Interesting.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 5, no. 1: 118–20.
Gredler, M.E. 2007. “Of Cabbages and Kings: Concepts and Inferences Curiously Attributed to Lev Vygotsky (Commentary on McVee, Dunsmore, and Gavelek, 2005).” Review of Educational Research, vol. 77, no. 2, pp. 233–38.
———. 2012. “Understanding Vygotsky for the Classroom: Is It too Late?” Educational Psychology Review, vol. 24, no. 1, pp. 113–31.
Gredler, M.E., and C.S. Schields. 2004. “Does No One Read Vygotsky’s Words? Commentary on Glassman.” Educational Researcher, vol. 33, no. 2, pp. 21–25.
Keiler, P. 2012. “‘Cultural-Historical Theory’ and ‘Cultural-Historical School’: From Myth (Back) to Reality.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 5, no. 1, pp. 1–33.
Kellogg, D. 2011a. “Untangling a Genetic Root of Thinking and Speech: Towards a Textology of Tool and Sign in Child Development.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 4, no. 4, pp. 85–97.
———. 2011b. “Which Is (More) Original, and Does Either Version Really Matter? (A Comment on A. Yasnitsky’s ‘The Vygotsky That We (Do Not) Know: Vygotsky’s Main Works and the Chronology of Their Composition’).” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 4, no. 4, pp. 80–81.
Kellogg, D., and A. Yasnitsky. 2011. “The Differences Between the Russian and English Texts of Tool and Sign in Child Development. Supplementary and Analytic Materials.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 4, no. 4, pp. 98–158.
Luchkov, V.V., y M.S. Pevzner. 1981. “Znachéniye tieórii L.S. Vygótskovo dlya psijológuii i diefiektológuii”. Viéstnik Moskóvskovo univiersitieta. Sieriya 14. Psijológuiya, no. 4, pp. 60–70.
Mecacci, L., and A. Yasnitsky. 2011. “Editorial Changes in the Three Russian Editions of Vygotsky’s Thinking and Speech (1934, 1956, 1982): Towards Authoritative and Ultimate English Translation of the Book.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 4, no. 4, pp. 159–87.
Mercer, N., and E. Fisher. 1992. “How Do Teachers Help Children to Learn? An Analysis of Teachers’ Interventions in Computer-Based Activities.” Learning and Instruction, vol. 2, pp. 339–55.
Meshcheryakov, B.G. 2007. “Terminology in L.S. Vygotsky’s Writings.” In The Cambridge Companion to Vygotsky, ed. H. Daniels, M. Cole, and J.V. Wertsch, pp. 155–77. New York: Cambridge University Press.
Miller, R. 2011. Vygotsky in Perspective. New York: Cambridge University Press.
Palincsar, A.S. 1998. “Keeping the Metaphor of Scaffolding Fresh—A Response to C. Addison Stone’s ‘The Metaphor of Scaffolding: Its Utility for the Field of Learning Disabilities.’” Journal of Learning Disabilities, vol. 31, pp. 370–73.
Rey, F.G. 2011. “A Re-Examination of Defining Moments in Vygotsky’s Work and Their Implications for His Continuing Legacy.” Mind, Culture, and Activity, vol. 18, no. 3, pp. 257–75.
Shchedrovitskiy, G.P. 1980/2004. Psijológuiya i mietodológuiya (1): Situátsiya i uslóviya vozniknoviéniya kontsiéptsii poetapnogo formirovániya úmstviennyj diéystvii. Vol. 2. Moskvá: Put.
Simon, J. 1987. “Vygotsky and the Vygotskians.” American Journal of Education, vol. 95, no. 4, pp. 609–13.
Smagorinsky, P. 2011. Vygotsky and Literacy Research: A Methodological Framework. Rotterdam and Boston: Sense.
Stetsenko, A. 2003. “Alexander Luria and the Cultural-Historical Activity Theory: Pieces for the History of an Outstanding Collaborative Project in Psychology. Review of E.D. Homskaya (2001), Alexander Romanovich Luria: A Scientific Biography.” Mind, Culture, and Acitivity, vol. 10, no. 1, pp. 93–97.
Stetsenko, A., and I. Arievitch. 2004. “Vygotskian Collaborative Project of Social Transformation: History, Politics, and Practice in Knowledge Construction.” International Journal of Critical Psychology, vol. 12, no. 4, pp. 58–80.
Tkachenko, A.N. 1983. “Aktuálniye probliemy psijológuii”. Voprosy psilológuii, no. 1, pp. 156–58.
Toomela, A. 2000. “Activity Theory Is a Dead End for Cultural-Historical Psychology.” Culture and Psychology, vol. 6, no. 3, pp. 353–64.
———. 2008. “Activity Theory Is a Dead End for Methodological Thinking in Cultural Psychology Too.” Culture and Psychology, vol. 14, no. 3, pp. 289–303.
Tulviste, P. 1987. “Shestitómnoye izdániye trudov L.S. Vygótskovo”. Voprosy psijológuii, no. 2, pp. 170–73.
Valsiner, J. 1988. Developmental Psychology in the Soviet Union. Brighton, Sussex: Harvester Press.
Valsiner, J., and R. Van der Veer. 2000. The Social Mind: Construction of the Idea. Cambridge: Cambridge University Press.
Van der Veer, R. 1997a. “Some Major Themes in Vygotsky’s Theoretical Work. An Introduction.” In The Collected Works of L.S. Vygotsky, ed. R.W. Rieber and J. Wollock, pp. 1–7. New York: Plenum.
———. 1997b. “Translator’s Foreword and Acknowledgements.” In The Collected Works of L.S. Vygotsky, ed. R.W. Rieber and J. Wollock, pp. v–vi. New York: Plenum.
———. 2008. “Multiple Readings of Vygotsky.” In The Transformation of Learning: Advances in Cultural-Historical Activity Theory, ed. B. van Oers, W. Wardekker, E. Elbers, and R. Van der Veer, pp. 20–37. Cambridge: Cambridge University Press.
———. 2012. “Rukopisi nie góryat or do they?” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 5, no. 1, pp. 133–38.
Van der Veer, R., and J. Valsiner. 1991. Understanding Vygotsky: A Quest for Synthesis. Oxford: Blackwell.
Van der Veer, R., and A. Yasnitsky. 2011. “Vygotsky in English: What Still Needs to Be Done.” Integrative Psychological and Behavioral Science, vol. 45, no. 4, pp. 475–93.
Van der Veer, R., and E. Zavershneva. 2011. “‘To Moscow with Love’: Partial Reconstruction of Vygotsky’s Trip to London.” Integrative Psychological and Behavioral Science, vol. 45, no. 4, pp. 458–74.
———. 2012. “‘To Moscow with Love’: Riekonstrúktsiya poiezdki L.S. Vygótskovo v London. Voprosy psijológuii, no. 3, pp. 89–105.
Vygotsky, L.S. 1962. Thought and Language. Cambridge: MIT Press.
———. 1978. Mind in Society: The Development of Higher Psychological Processes. Cambridge, MA: Harvard University Press.
Yasnitsky, A. 2009. “Vygotsky Circle During the Decade of 1931–1941: Toward an Integrative Science of Mind, Brain, and Education.” Ph.D. diss., University of Toronto.
———. 2010. “Guest Editor’s Introduction: ‘Archival Revolution’ in Vygotskian Studies? Uncovering Vygotsky’s Archives.” Journal of Russian and East European Psychology, vol. 48, no. 1, pp. 3–13.
———. 2011a. “‘Kogdá b vy znali iz kakovo sora . . .’: K opriedieliéniyu sostava i jronológuii sozdániya osnovnýj rabot Vygótskovo”. PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 4, no. 4, pp. 1–52.
———. 2011b. “Lev Vygotsky: Philologist and Defectologist, A Sociointellectual
Biography.” In Portraits of Pioneers in Developmental Psychology, ed. W.E. Pickren, M.C. Wertheimer, and D.A. Dewsbury, pp. 109–33. New York: Taylor and Francis.
———. 2011c. “Vygotsky Circle as a Personal Network of Scholars: Restoring Connections Between People and Ideas.” Integrative Psychological and Behavioral Science, vol. 45, no. 4, pp. 422–57.
———. 2011d. “The Vygotsky that We (Do not) Know: Vygotsky’s Main Works and the Chronology of Their Composition.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 4, no. 4, pp. 53–61.
———. 2012a. “A History of Cultural-Historical Gestalt Psychology: Vygotsky, Luria, Koffka, Lewin, and Others.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 5, no. 1, pp. 98–101.
———. 2012b. “Izolyatsionizm soviétskoy psijológuii? Nieformálniye líchniye sviazi uchiónyj, mezhdunaródniye posriedniki i “import” psijológuii”. Voprosy psijológuii, no. 1, pp. 100–112.
———. 2012c. “K istórii kulturno-istorícheskoy gueshtalt-psijológuii: Vygotskiy, Luriia, Koffka, Levin i druguíe.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 5, no. 1, pp. 60–97.
———. 2012d. “L.S. Vygotsky’s Tool and Sign as a ‘Benign Forgery’: Introduction to Virtual Dialogue.” PsyAnima, Dubna Psychological Journal, vol. 5, no. 1, pp. 112–13.
———. 2012e. “‘Orúdiye i znak v razvitii riebionka’: Sámaya izviéstnaya rabota L.S. Vygótskovo, kotóruyu on nikogdá nie pisal”. Mietodológuiya i istóriya psijológuii, vol. 7, no. 2.
Záviershnieva, E. 2007. “‘Put k svobodie’ (K publikatsii materiálov iz siemiéynovo arjiva L.S. Vygótskovo)”. Nóvoye litieratúrnoye obozréniye, vol. 85, no. 5, pp. 67–90.
———. 2008a. “Zapísnuiye knizhki, zamietki, naúchnuiye dniévniki L.S. Vygótskovo: riezultaty issliedovániya siemiéynovo arjiva”. Part 1. Voprosy psijológuii, no. 1,
pp. 132–45.
———. 2008b. “Zapísnuiye knizhki, zamietki, naúchnuiye dniévniki L.S. Vygótskovo: riezultaty issliedovániya siemiéynovo arjiva”. Part 2. Voprosy psijológuii, no. 2,
pp. 120–36.
———. 2009. “Issliedovániye rukopisi L.S. Vygótskovo ‘Istorícheskiy smysl psijologuícheskovo krízisa’”. Voprosy psijológuii, no. 6, pp. 119–37.
———. 2010a. “The Vygotsky Family Archive (1912–1934). New Findings.” Journal of Russian and East European Psychology, vol. 48, no. 1, pp. 14–33.
———. 2010b. “The Vygotsky Family Archive: New Findings. Notebooks, Notes, and Scientific Journals of L.S. Vygotsky (1912–1934).” Journal of Russian and East European Psychology, vol. 48, no. 1, pp. 34–60.
———. 2010c. “‘The Way to Freedom’ (On the Publication of Documents from the Family Archive of Lev Vygotsky).” Journal of Russian and East European Psychology, vol. 48, no. 1, pp. 61–90.
———. 2012. “Yevriéyskiy voprós v nieopublikóvannyj rukopísiaj L.S. Vygótskovo”. Voprosy psijológuii, no. 2, pp. 79–99.
Záviershnieva, E., y M.E. Osipov. 2010. “Osnovnuiye popravki k tiekstu ‘Istorícheskiy smysl psijologuícheskovo krízisa’, opublikóvannomu v sobránii sochiniénii L.S. Vygótskovo (1982–1984)”. Voprosy psijológuii, no. 1, pp.
92–102.