Este blog busca difundir algunas fuentes de la obra vygotskiana publicada en español, así como traducir algunos artículos editados en revistas y libros o bajados de la red; todo relacionado con Vygotski.

viernes, 1 de enero de 2016

Vieriesov


Marxismo y psicología y marxismo en psicología
Nikolái Vieriesov
En Undiscovered Vygotsky. Etudes on the pre-history of the cultural-historical psychology. Capítulo IV. Methodology and the theory of psychology. Germany: Peter Lang, 1999.
https://www.academia.edu/402227/Veresov_N._1999_._Undiscovered_Vygotsky_Etudes_on_the_Pre-History_of_Cultural-Historical_Psychology._Peter_Lang

Traducción: Efraín Aguilar

5. Marxismo y psicología y marxismo en psicología

5.1 Algunas notas sobre los orígenes marxistas de la psicología de Vygotski

Parece imposible mostrar el punto de vista de Vygotski sobre el problema de la psicología marxista presentado en el “Sentido histórico de la crisis psicológica” de modo separado o sin tomar en cuenta el gran problema –el de las relaciones históricas y metodológicas entre la teoría de Vygotski y la filosofía del marxismo como un todo. Sin duda la filosofía marxista tuvo gran impacto en diferentes aspectos de las ideas de Vygotski. El tema de las fuentes marxistas del enfoque de Vygotski permanece como uno de los puntos centrales en las discusiones de la literatura soviética, rusa moderna y occidental; parece difícil agregar algo esencialmente nuevo a este tema. La investigación detallada de este problema está fuera del objetivo del presente libro. Sin embargo, comenzaré el análisis del problema con una breve observación de la literatura. Es típico en tales casos que entre la enorme cantidad de literatura podemos distinguir obras primarias, que establecen posturas primarias y fundamentales, y secundarias, que derivan del desarrollo de estos enfoques principales. En mi observación me concentraré sobre todo en las fuentes primarias soviéticas y occidentales.
El primero de estos enfoques se relaciona con la tradición de presentar la teoría de Vygotski estrictamente como psicología marxista. Esta tradición está esencialmente conectada con el cuadro clásico de las relaciones entre dos teorías, la histórico-cultural y la teoría psicológica de la actividad. Como ya se ha mencionado (ver Capítulo II), los representantes soviéticos de este enfoque ven estas teorías como dos estadios teóricos e históricos del desarrollo de la psicología marxista o hasta de modo estricto como una teoría (ver por ej. Davydov y Radzikhovski 1985, Davydov y Zinchenko 1989, Leont’ev 1974-75, 1978, 1982, Leont’ev y Luria 1968, Radzikhovski 1979 y otros). De aquí sigue que la creación de la psicología marxista fue tarea primordial de la investigación de Vygotski y que fue en la filosofía marxista donde halló las respuestas y soluciones a las contradicciones de la psicología contemporánea. Así, en su famoso artículo, S. Toulmin escribió que “debería ser  evidente que las citas de Vygotski… de los padres del marxismo, y… las referencias respectivas a Marx y Engels… representan algo más que un hipócrita servicio hagiográfico y político… Así como los cartesianos de salón de finales del siglo XVII leyeron todas las referencias de Descartes a Dios y a la Creación solo para salvar las apariencias eclesiásticas, los traductores de Vygotski también asumieron que aparentemente sus alusiones a Marx eran meras concesiones a las demandas ideológicas del Partido, e irrelevantes así para el contenido intelectual del argumento...  Ese fue un error… Vygotski estaba más que contento de llamarse a sí mismo un marxista. Y en cualquier caso, dejando de lado todas las cuestiones políticas, el marco general dado por la filosofía ‘materialista histórica’ le dio las bases que él necesitaba para desarrollar un reporte integrado de las relaciones entre psicología del desarrollo y neurología clínica, antropología cultural y psicología del arte” (Toulmin 1978, pp. 51-57). De hecho, en la literatura occidental esta postura general es apoyada en diferentes aspectos (ver Cole y Scribner 1978, Wertsch 1981, 1985b, y otros).
La expresión más completa y brillante de esta postura podemos hallarla en el libro escrito en colaboración de investigadores soviéticos y occidentales, “Cultura, comunicación y cognición  (Wertsch 1985a). Ahora me gustaría explicar por qué le doy mucha atención a este libro, que es, por supuesto, solo uno entre muchos. Esta obra es importante por muchas razones, y creo que no es sobre estimarlo si decimos que su aparición fue uno de los eventos editoriales más importante de los años 1980s. Mi visión es que este libro, primero, es uno de los mejores ejemplos de cómo el análisis metodológico no se corresponde con el análisis histórico y cómo la historia “juega” contra el método y, segundo, el tema “Vygotski y el marxismo”, al presentar la teoría de la actividad como teoría psicológica marxista es uno de los temas centrales ahí. Por último, tomaré este libro porque las citas de “El sentido histórico de la crisis psicológica” juegan un papel importante para la argumentación del tema.
Al discutir diferentes aspectos de la teoría psicológica de Vygotski y sus aplicaciones prácticas desde diferentes ángulos y  posturas los investigadores soviéticos y occidentales, sin embargo, tiene similares opiniones del problema de Vygotski y el marxismo. Así, en particular, Wertsch en el artículo introductorio mencionó esta similitud: “En suma, me parece que los capítulos de este volumen se refieren a tres formas por las que uno puede responder a la cuestión de lo que es el marxismo en la psicología de Vygotski. Primero señalaría las similitudes en el método. Segundo, yo diría que la Primera Tesis de Marx sobre Feuerbach brinda las bases de la actividad como una concepción básica en la teoría psicológica. Y tercero, haría notar el uso por Vygotski de la Sexta Tesis de Marx sobre Feuerbach para formular un relato de los orígenes sociales de las funciones psicológicas individuales (Wertsch 1985b, p. 13).
Sigamos la explicación de Wertsch de lo que fue la esencia de “las similitudes en los métodos” de Marx y Vygotski. Espero que el lector me disculpe una cita larga, que incluye la cita a Vygotski, pero después mostraré por qué he hecho esto. Así, de acuerdo con Wertsch: “Primero, con respecto al método que Vygotski debe a Marx esto va más allá de lo comúnmente reconocido. El método… es lo que en otro lugar… yo he denominado la ‘explicación genética’ de Vygotski. Este método está construido sobre la suposición que los fenómenos psicológicos solo pueden ser entendidos al examinar la génesis de las unidades vivas completas del funcionamiento. Tanto la noción de génesis como la de unidad viva completa son esenciales para ello… Las ideas de Marx parecen haber jugado un papel central en llevarle a combinar las nociones de génesis y de unidad. Vygotski reconoció esta deuda con Marx: ‘Yo no quiero descubrir la naturaleza de la mente con parchar juntas un montón de citas. Yo quiero hallar cómo debe ser construida la ciencia, para abordar el estudio de la mente después de haber aprendido todo el método de Marx… Para crear tal método-teoría posible del modo científico generalmente aceptado, es necesario descubrir la esencia de las áreas dadas del fenómeno, las leyes de acuerdo con las cuales cambian, sus características cualitativas y cuantitativas, sus causas. Es necesario formular las categorías y conceptos que son específicamente relevantes a ellas –en otras palabras crear el propio El capital. Todo El capital está escrito de acuerdo con el siguiente método: Marx analiza una sola ‘célula’ viva de la sociedad capitalista –por ejemplo la naturaleza del valor. Dentro de esta célula él descubre la estructura de todo el sistema y de todas sus instituciones económicas. Dice que para un lego este análisis debe parecer una turbia maraña de pequeños detalles. Por cierto, debe haber pequeños detalles, pero ellos son exactamente los esenciales para la ‘micro anatomía’. Cualquiera que pueda descubrir lo que es una célula ‘psicológica’ –mecanismo que produce incluso una sola respuesta- hallaría por lo tanto la llave de la psicología como un todo (Cuadernos no publicados de Vygotski, citado en Cole y Scribner 1978, p. 8)” (Wertsch 1985b, pp. 5-6).
Según B. Lee, esta “combinación” de las nociones de “unidad” y de “génesis” parece como si la reorganización funcional puede ser referida como un constructo clave de la explicación genética de Vygotski (Lee 1985). Por lo tanto, “la discusión de este constructo a su vez lleva al tema de las unidades de análisis, ya que las unidades son las que subyacen a la reorganización” (Wertsch 1985b, p. 6). La idea de las unidades de análisis de la mente como noción clave de las similitudes de los métodos de Vygotski y Marx fue un tema de los participantes soviéticos del libro en colaboración del que hablo. Me refiero al artículo de Davýdov y Radzijovski, en especial a su descubrimiento del problema de “la célula primaria de análisis” (Davydov y Radzikhovski  1985, pp. 50-51) y al artículo de Zinchenko sobre las unidades de análisis de la mente de Vygotski (Zinchenko 1985, pp. 94-118).
Podría resumir las opiniones de los autores de este libro, que en esencia están de acuerdo, en que por lo menos hubo tres puntos principales conectados uno con otro sobre “la similitud de los métodos” entre Vygotski y Marx; génesis (la idea del desarrollo), el análisis funcional (reorganización estructural) y la idea del análisis no de ciertos elementos sino con unidades. Así, la construcción parece bastante lógica y parece cubrir todas las características principales del método de Vygotski, que aparece aquí como el principal método marxista.
Todo esto parece claro y hasta obvio. Parece que lo debido es aceptar esta postura como algo que refleja el problema de “Vygotski y el marxismo” de modo completamente correcto, como algo que está probado por las referencias a los textos de Vygotski. ¿Qué podría ser entonces más fuerte? Desde 1985 ningún artículo ha puesto en duda este cuadro de las relaciones de Vygotski y el marxismo.
Sin embargo, yo no puedo compartir este punto de vista. Además, tal abordaje del problema de “qué es marxista en la psicología de Vygotski” crea más dudas que respuestas. Ahora, trataré  formular algunas de esas dudas y mostrar algunas posibles respuestas.
El primer grupo de preguntas concierne a la cita de Vygotski presentada arriba.  Regresemos a ese pasaje y preguntemos: ¿cuál era el título del “cuaderno no publicado” del que fue tomada la cita? La respuesta es que se trataba de “El sentido histórico de la crisis psicológica”. Era no publicado para Cole y Scribner en 1978, pero en 1985 ya no era un cuaderno no publicado; fue publicado en las Collected Works de Vygotski en 1982. Me sorprendió mucho leer esa referencia en el artículo de Wertsch, porque pienso que, como editor del tema, podría haber hallado las referencias a las Collected Works de Vygotski en los artículos de los participantes soviéticos de ese libro, por ejemplo en el artículo de Davýdov y Radzijovski (Davydov y Radzikhovski 1985, p. 65) y en muchos otros lugares. Todo esto, desde luego, puede ser tomado como un pequeño error técnico y editorial, pero el problema es que la cita de Vygotski no es por completo correcta. En realidad, quien haya leído “El sentido histórico de la crisis psicológica” podría ver que la cita de Vygotski  hecha por Cole y Scribner en 1978 y repetida por Wertsch en 1985 es una suerte de combinación libre de tres lugares diferentes del texto de Vygotski, tomado y combinado en uno sin tomar en cuenta los contextos de su aparición.
Por supuesto, en principio, no tengo nada contra el método de combinar tres o hasta más citas en una sin hacer cambios radicales de su sentido, ya que esto es una práctica normal en la literatura científica, pero en tales casos el método normal es unir las citas con una serie de puntos. Tampoco tengo nada contra el cambio del orden original de las oraciones de la cita si éste no destruye la lógica. Pero, desafortunadamente lo que tenemos aquí no pertenece a esos casos. No es una cavilación o un error de investigación mío; la cita que critico está hecha de tal modo que destruye no solo el orden original sino el sentido del pensamiento de Vygotski. Así, debido al carácter principal de esos tres pasajes y su lugar principal en “El sentido histórico de la crisis psicológica” todo esto no puede ser ignorado. Regresemos directamente al texto de Vygotski y tratemos reconstruir estos contextos olvidados así como la lógica y el sentido perdidos de sus ideas. 

5.2 Método analítico y metodología de la ciencia

Al descubrir el problema de cuál metodología necesita la psicología para deshacerse de la herencia destructiva del empirismo teórico, Vygotski comenzó con una discusión del problema de las relaciones entre los métodos analítico y experimental en ciencias naturales dentro del marco del principio de la objetividad de tales análisis científicos. Tradicionalmente, esos métodos eran vistos como diferentes: un acopio de hechos experimentales y su análisis teórico con las abstracciones. Al hablar de eso Vygotski mencionó que “el método de análisis en ciencias naturales y psicología causal es que descubrimos un fenómeno, esto es, un representante típico de cierto dominio y la deducción de cierta declaración acerca de la totalidad de este dominio” (Vygotsky 1982, p. 402). Vygotski rechazó radicalmente este punto y explicó la similitud de esos métodos mediante diferentes modos. Primero, el análisis (abstracción) no es algo relativamente secundario al experimento. Por ejemplo, cuando descubrimos la propiedad de cierto gas ¿sobre qué bases llegamos a la conclusión de que esta propiedad es importante para los demás gases? Podemos hacer esta conclusión porque ya tenemos el concepto inicial de gas. Por lo tanto, “el análisis se halla en la base de cada experimento; cada experimento es un análisis en acción, y cada análisis es un experimento en el pensamiento. Por lo tanto, es mejor llamarlo método experimental  (Vygotsky 1982, p. 403). Aún más, la similitud del análisis científico y el experimento científico es que en el experimento “tenemos una combinación artificial de fenómenos en los cuales la acción de cierta ley puede ser vista en su más clara forma; esto es como poner una trampa a la naturaleza, el análisis en acción. La misma combinación artificial de fenómenos, pero basada en la abstracción mental, podemos crearla en el análisis (teórico)… Puede parecer que el análisis, como el experimento, distorsiona la realidad –crea condiciones artificiales para la observación. De aquí la demanda para la cercanía a la vida y la naturalidad del experimento. Si esta idea va más allá de una demanda técnica –no para asustar a lo que estamos buscando- deviene un absurdo. La fuerza del análisis está en la abstracción, como la fuerza del experimento está en la artificialidad (Vygotsky 1982, pp. 406-7). Y por último, la característica común del experimento y el análisis es que esos métodos no son los del descubrimiento directo sino del indirecto. “Del análisis del estímulo llegamos a la conclusión del mecanismo de la reacción, de la orden –al movimiento de los soldados, de la forma de la mesa- a las reacciones a ella” (Vygotski 1982, p. 407).
Así, esos problemas –el problema de la objetividad de los métodos y el problema del principal carácter indirecto de ellos- eran el contexto en el cual Vygotski citó las ideas de Marx del método con el cual está escrito El capital todo. Veamos lo que dijo en realidad Vygotski –aquí en especial voy a poner en itálicas las oraciones omitidas por Wertsch:
Marx dice en esencia lo mismo cuando compara la fuerza de la abstracción con el microscopio y los reactivos químicos de las ciencias naturales. Todo ‘El capital’ está escrito de acuerdo con el siguiente método: Marx analiza una sola ‘célula’ viviente de la sociedad capitalista –por ejemplo la naturaleza del valor4 y muestra que es mucho más fácil descubrir el desarrollo del cuerpo que el de la célula. Dentro de esta célula él descubre la estructura de todo el sistema y de todas las formaciones económicas. Él dice que a un lego este análisis puede parecerle una maraña turbia de pequeños detalles. En efecto, pueden ser pequeños detalles, pero son exactamente esos, los que son esenciales para la anatomía microscópica. Cualquiera que sea capaz de descubrir lo que es una célula ‘psicológica’ –el mecanismo de una sola respuesta- por lo tanto podría hallar la clave de la psicología como un todo” (Vygotsky 1982, p. 407). Ahora, quiten lo que está marcado con itálicas, cambien las palabras “anatomía microscópica” por “micro anatomía” y “el mecanismo de una sola respuesta” por “el mecanismo que produce una sola respuesta” y después díganme si es posible reconocer el significado original de esas ideas de Vygotski. De todos modos, después de esas operaciones, resulta imposible saber de cual método, cual célula y cual clave hablaba Vygotski. 

4 Aquí Vygotski malinterpreta a Marx. En El capital la “célula” de la producción capitalista (no de la sociedad capitalista) es la comodidad, no el valor. 

Además, la idea de “célula” no es algo genuinamente marxista. Desde los tiempos de Aristóteles la noción de “célula” de hecho no es más que la consecuencia inevitable del método analítico conocido desde Galileo y Descartes. La “célula” es el “resto” no analizable del objeto que se obtiene cuando se ha usado el método analítico en él.
Una pequeña y particular ilustración de Vygotski de lo que es el método analítico, una analogía que como todas tiene una validez limitada, retirada del contexto concreto y reducida en esencia, fue transformada y presentada como la principal demanda metodológica, la expresión esencial del programa de la creación de la psicología marxista, el método de la aplicación del marxismo a la psicología. Debo enfatizar esto porque de acuerdo con Vygotski (y todo lector cuidadoso puede hallar una serie de lugares relacionados con este punto en “El sentido histórico de la crisis psicológica”) una aplicación directa y estricta del marxismo y su método filosófico  a la psicología con el objeto de construir una psicología marxista es una tarea imposible.
Pero esto no significa que la psicología marxista sea imposible; el problema era entender cuál psicología, de acuerdo con la opinión de Vygotski, podría ser definida como marxista.

5.3 Marxismo y metodología psicológica

Vygotski comenzó a discutir este problema con la afirmación que ningún sistema filosófico, incluido el marxismo, podría sustituir a la metodología en psicología. Por lo tanto, la única legitima contribución del marxismo sería la de ayudar a desarrollar la psicología general, la metodología de la psicología, la que vio como cierto enlace mediador (metodología-teoría mediadora) entre filosofía y ciencia. Cualquiera que ignorara la metodología científica concreta, volteando directamente a la metodología filosófica, inevitablemente “saltaría por encima del caballo al tratar montarlo” (Vygotsky 1982, p. 418). Así, la “inmediata aplicación de la teoría del materialismo dialéctico a los problemas de la ciencia natural, en particular la biología y la psicología, es imposible como lo es aplicarla inmediatamente a la historia o la sociología… Como la historia, la sociología requiere la especial teoría mediadora del materialismo histórico, que explica el significado particular de las leyes abstractas del materialismo dialéctico para un grupo particular de fenómenos. De modo similar, es indispensable una teoría de materialismo biológico, o de materialismo psicológico, como ciencia mediadora que explique la aplicación concreta de los principios abstractos del materialismo dialéctico a un dominio particular de fenómenos” (Vygotsky 1982, p. 418). El problema del marxismo y la psicología, decía Vygotski, es mucho más difícil que solo construir la psicología de acuerdo con el marxismo. La psicología necesita cierta metodología-teoría (meta teoría) de sí misma, pero no tomada estrictamente de la filosofía. Para la economía política, la historia y la sociología tal meta teoría mediadora (materialismo histórico) fue construida por Marx en El capital.
En este sentido la psicología necesita su propio El capital. En este contexto (y solo en este particular pero bastante importante) Vygotski dijo: “Para crear tales metodologías-teorías posibles en las ciencias generales es necesario descubrir la esencia del área dada de fenómenos, las leyes de sus cambios, sus características cualitativas y cuantitativas, su causalidad; para crear las categorías y conceptos relevantes a ellas –en otras palabras, para crear su propio El capital” (Vygotski 1982, p. 420). De acuerdo con Vygotski, la idea no es imponer los principios dialécticos a la naturaleza, sino hallarlos ahí. De modo similar a como El capital no fue la aplicación del materialismo dialéctico  a los problemas de la economía política y la sociedad, el futuro El capital en psicología fue visto solo como la posibilidad de expresar y describir sus propios objetos y leyes, pero no como la aplicación del materialismo dialéctico. En consecuencia, las categorías, conceptos y leyes  en este El capital deben ser psicológicos y no filosóficos (Vygotsky 1982, p. 420).
Así, tomando en cuenta el contexto de las ideas de Vygotski sobre El capital de Marx ¿podemos decir algo acerca de las similitudes en los métodos de Vygotski y Marx? De todas formas, no en el sentido presentado por Wertsch. Esta cita en particular no dice nada en absoluto de ella como de la anterior. Por otro lado, la cita de Wertsch está “combinada” de modo que tal “similitud” aparece de pronto. Parece como si primero, todo el método de Marx era ese que “permite la teoría-método” que buscaba Vygotski y, segundo, El capital estaba escrito por ese método. Esto significa que el sentido original de las afirmaciones de Vygotski está transformado en el  sentido absolutamente opuesto. Ello deviene más claro si damos una mirada al análisis crítico de Vygotski de la psicología marxista contemporánea.
Ya que la psicología marxista no tenía su propia metodología (materialismo psicológico), los psicólogos marxistas (como Kornílov) no podían ver la diferencia entre las epistemologías materialista e idealista y las teorías de la cognición psicológica (Vygotsky 1982, p. 411). Por lo tanto, la primera tarea era hallar esta diferencia, pero no hallarla mediante recortes de citas de Marx y Engels, sino de la psicología misma.
Recordemos que la creación de una nueva psicología marxista era la principal tarea de una generación joven de psicólogos soviéticos y que era una tarea oficial, y que Vygotski por supuesto no era el único involucrado en esas investigaciones. Vygotski rechazaba el modo de construir la psicología marxista que tomaba ciertas fórmulas de leyes dialécticas de la filosofía y explicaba los procesos psicológicos y sus leyes como manifestaciones concretas de las leyes universales de la dialéctica. Desde esta visión criticaba a Kornílov que no solo era uno de los líderes administrativos (como director del Instituto de Psicología Experimental) sino de los científicos de la psicología marxista en los 1920s (Kornilov 1930). La “psicología marxista” de Kornílov ya ha sido descubierta por la literatura moderna (van der Veer y Valsiner 1991, pp. 113-40), pero me gustaría señalar algunos temas aquí. Primero, el enfoque de Kornílov para la creación de la psicología marxista “a la luz del materialismo dialéctico” era muy típico de aquel tiempo. Entender la naturaleza de la consciencia era explicarla de acuerdo con el materialismo y la dialéctica. La principal idea era explicar la naturaleza “dialéctica” de los procesos y leyes psíquicos al presentarlos como ejemplos de leyes filosóficas fundamentales y universales tales como la ley de la penetración mutua de los opuestos, la ley de la transformación de lo cuantitativo en lo cualitativo y la ley de la negación de la negación. Así, en particular, los cambios en la percepción de las figuras descritos en la teoría de la Gestalt eran explicados de acuerdo con la ley de la transformación de la cantidad en calidad (Kornílov 1930, p. 255).
Por otro lado, el materialismo en psicología fue visto como una expresión concreta de la idea filosófica abstracta de la primacía de la materia. “En las creaturas vivas con un sistema nervioso altamente organizado, hallamos una clara expresión de aquellas reacciones internas de las actividades del cerebro que llamamos consciencia, pensamiento, psique. Así, eso que llamamos consciencia de la psique desde este punto de vista es indistinguible en su naturaleza de la materia… y no es más que una de las propiedades de la materia altamente organizada” (Kornilov 1930, p. 247). Las demás explicaciones de la naturaleza de la psique y la consciencia eran vistas  como materialismo ingenuo (Kornilov 1926) o de modo estricto como idealistas y metafísicas (Kornilov 1924).

5.4 Psicología marxista y psicología científica

Vygotski recordaba cómo una vez fue sorprendido por una pregunta que le hizo cierto científico occidental. La pregunta era “¿Qué psicología estudian ustedes en Rusia? Que sean marxistas todavía no explica qué clase de psicólogos son. Conociendo la popularidad de Freud en Rusia primero pensé en los adlerianos; ellos son marxistas, pero ustedes tienen una psicología bastante diferente, ¿no es cierto? Nosotros también somos social-demócratas y marxistas, pero igual somos darwinistas y copernicanos” (Vygotsky 1982, p. 434). Esa conversación alimentó el pensamiento y los argumentos de Vygotski contra el término “psicología marxista” como tal. Primero, así como la teoría de Darwin forma parte de la biología y la teoría de Copérnico es parte de la astronomía, debe haber una teoría concreta para determinar la estructura interna de la psicología. “Un historiador marxista nunca debería decir ‘una historia marxista de Rusia’. Él asumiría que la cosa estaba clara por sí misma ya que es sinónimo de ‘verdadero o científico’” (Vygotsky 1982, p. 434). Así, decir que los científicos de la URSS estudiaban psicología marxista sería eludir el tema. “A fin de cuentas, no hay psicología marxista como tal. Ello debe ser visto como una tarea histórica, no como algo dado. Pero, en el estado actual de las cosas, es difícil evitar la impresión de que hay una falta considerable de seriedad y responsabilidad científica alrededor de este título” (Vygotsky 1982, p. 433). Segundo, Vygotski tenía otro argumento contra el término “psicología marxista”. “La psicología marxista no es una escuela entre otras, sino la única verdadera psicología como ciencia. No puede haber otra psicología sino ésta (Vygotsky 1982, p. 435). De igual modo, el término ‘psicología marxista’ “coincidía con el de psicología científica en general, donde quiera y por quien fuera a desarrollarla” (Vygotsly 1982, p. 435). Aquellos que trataban construir la psicología marxista solo con hallar las ‘citas correctas’ de Marx y Engels, decía Vygotski, estaban mirando hacia el lugar equivocado, buscando cosas equivocadas y del modo equivocado. Miraban hacia el lugar equivocado porque los marxistas clásicos no se habían ocupado de los temas psicológicos y, por lo tanto, quizá no los podían haber resuelto correctamente. Ni Marx y Engels, ni Plejánov tenían tal verdad (Vygotsky 1982, p. 421). Estaban buscando el objeto erróneo porque pensaban que había respuestas claras a los problemas filosóficos y psicológicos, o fórmulas marxistas ya hechas aplicables a la psicología. Pero tal fórmula solo podía ser alcanzada como resultado del proceso teórico de la psicología misma. Sería un milagro hallar un sistema de puntos de vista psicológicos en el marxismo y en el pensamiento de Marx; sería como hallar una ciencia antes de la ciencia, antes de comenzarse a sí misma.
Y, por último, los psicólogos marxistas estaban buscando del modo equivocado, porque estaban bloqueados por su miedo a las autoridades marxistas. Para Vygotski, las ideas marxistas estaban mal usadas porque la “psicología marxista” adoptaba una postura dogmática y autoritaria que endurecía la crítica y prevenía la investigación científica libre. “El pensamiento está atado por el principio de autoridad; no son estudiados los métodos, sino los dogmas; la gente no está abordando el tema con espíritu crítico, libre e inquisitivo (Vygotsky 1982, p. 398).
En este contexto particular Vygotski escribió: “Yo no quiero… descubrir lo que la psique es cortando un par de citas, yo quiero aprender de todo el método de Marx, cómo construir la ciencia, cómo abordar la investigación de la psique" (Vygotski 1982, p. 421). Ahora podemos ver qué tan diferente es el significado original de esa idea de Vygotski de aquella que fue presentada por Wertsch. También podemos ver cómo esas tres citas de Vygotski estaban originalmente conectadas y cómo el método de cortar citas destruye su lógica y significado originales.
Sin embargo, creo que la afirmación de Vygotski respecto a la idea de la relevancia de la psicología marxista y de la psicología científica necesita ser vista no solo en el aspecto teórico-metodológico, sino también desde el aspecto histórico-ideológico. Me gustaría decir que la relación entre la filosofía del marxismo y la psicología en la URSS de los años 1920s y 1930s debe ser entendida no solo desde el punto de vista de sus “relaciones científicas”. En los 1920s la filosofía marxista era vista como la metodología de la ciencia, y la postura de Vygotski era, por supuesto, una de las más raras excepciones (para más detalles ver, por ej. Bauer 1968, Kozulin 1984, Joravsky 1989). Por otro lado, la tarea de crear una psicología objetiva era para Vygotski una tarea práctica, una de las tareas en el proceso de construir una sociedad socialista nueva. Las últimas páginas de “El sentido histórico de la crisis psicológica” estaban llenas de pathos romántico. “Nuestra ciencia no podría y no puede desarrollarse en la vieja sociedad… Al contrario, en la nueva sociedad nuestra ciencia estará en el centro de la vida… En realidad será la última ciencia en la historia de la especie humana. La nueva sociedad creará un hombre nuevo. Cuando uno habla acerca de remodelar al hombre como un rasgo indudable de la nueva especie humana, y de la creación artificial de un nuevo tipo biológico, esta será la primera y única especie biológica que se creará a sí misma” (Vygotsky 1982, p. 436).
La situación cambió en los 1930s cuando el marxismo fue visto cada vez más como una suerte de “ideología científica”. La situación general y el principio general que dominaba más y más podrían ser expresados no en la fórmula “la psicología científica real puede ser llamada psicología marxista”, sino en la fórmula “la única psicología científica es la psicología marxista”. De ahí seguía que  todas las demás teorías no eran científicas y algunas eran hasta anti científicas. El juego tenía nuevas reglas. Desafortunadamente no tengo la oportunidad para una discusión detallada de este tema, que ya ha sido discutido en la literatura (ver por ej., las excelentes obras de Bakhurst 1990, 1991, y de Yaroshevsky 1991, 1996). Por otro lado, debo decir que el contexto histórico de “El sentido histórico de la crisis psicológica” debe ser también tomado en consideración. De cualquier modo, al descubrir el problema de las relaciones del marxismo y Vygotski debemos tomar en cuenta el carácter dramático y hasta trágico de esas relaciones.
Tal vez aquí podamos hallar la respuesta a por qué “El sentido histórico de la crisis psicológica”, donde “Vygotski había establecido las bases de la psicología marxista” (Leont’ev 1990, p. 33) o, de igual modo, dio uno de los pasos hacia la fundación de esa psicología (Davydov y Radzikhovskii 1985, pp. 48-53) no fue publicado en el país de la psicología marxista. Como psicólogo, materialista y marxista, Vygotski no podía seguir esas nuevas reglas del juego y fue una de las víctimas de aquella formula (la única psicología científica es la marxista) al ser acusado de “carácter idealista no científico y anticientífico” en su teoría psicológica. En su libro, Rudnieva escribió acerca de las distorsiones paidológicas de Vygotski (Rudneva 1937). Al decir que “Vygotski estaba más que contento de llamarse a sí mismo marxista” (Toulmin 1978) deberíamos también decir que era una alegría triste.
Ahora vayamos a la siguiente “porción” de problemas concernientes al “cuadro clásico” de Vygotski y el problema de las similitudes de los métodos de Vygotski y Marx. La afirmación de que “las similitudes” en los métodos de la teoría de Vygotski y el marxismo pueden ser halladas en la “combinación de la noción de la génesis y la noción de unidad” (Wertsch 1985, p. 6) no puede ser tomada como completamente correcta. No puede ser considerada por completo como correcta debido a la ignorancia de la lógica interna del desarrollo de las ideas teóricas de Vygotski y de los principales estadios de su desarrollo.
Aquí el primer punto de mi crítica es que debemos analizar este problema desde el ángulo histórico, desde el punto de vista del desarrollo de la evolución teórica de Vygotski. Debo decir que la aparición de la idea del desarrollo (análisis genético de las funciones psíquicas), la idea del análisis estructural de la consciencia y el concepto de análisis con unidades deben ser referidos a diferentes periodos de la obra de Vygotski. Hasta un breve análisis comparativo de los principales textos de Vygotski lo muestra claramente. Tomemos, por ejemplo, la idea del desarrollo (génesis de las funciones mentales superiores). Como se vio antes (ver Capítulo III) durante el primer periodo de las ideas de Vygotski él estaba muy lejos de la noción del análisis del desarrollo tal como era presentado en el marxismo. En Psicología Pedagógica habló de un simple crecimiento más que del desarrollo en sí y puso gran atención a la complejidad creciente de los reflejos. La situación fue muy similar en el trabajo “Los métodos de la investigación psicológica y reflejológica”  (Vygotsky 1982, pp. 43-62). Además, no se puede hallar ninguna pista del “método genético” en 1925-26, en particular, en su programática “La consciencia como problema de la psicología de la conducta” (Vygotsky 1925a, pp. 175-98; 1982, pp. 78-89; 1997a, pp. 63-79). A pesar de esto, el análisis estructural-funcional fue uno de los más importantes aspectos metodológicos presentados en este artículo. Podemos ver, entonces, que la idea del análisis estructural-funcional (reorganización de las funciones mentales) apareció mucho antes que el principio del desarrollo y no con base en el marxismo, sino basado en el modelo teórico de “la consciencia en la estructura de la conducta humana”. No hace falta decir que nada podemos hallar acerca del análisis con “unidades” en esas obras ya que ésta era una de las últimas ideas de Vygotski, que a su vez llegó a ser una de las principales en su Pensamiento y Habla (Vygotsky 1934b, p. 9; 1987b, pp. 46-47). Podemos decir lo mismo de la idea de los orígenes sociales de la mente. En su forma completa esa idea fue presentada en los inicios de los 1930s en El desarrollo de las funciones psicológicas superiores (Vygotsky 1960, pp. 13-23; 1981). “Parafraseando una postura bien conocida de Marx podríamos decir que la naturaleza psicológica de los humanos representa el agregado de las relaciones sociales internalizadas que han devenido funciones para el individuo y formas de su estructura… Todas las funciones mentales superiores son relaciones sociales interiorizadas. Su composición, estructura genética y medios de acción –en pocas palabras, toda su naturaleza- es social. Incluso cuando regresamos a los procesos mentales, su naturaleza permanece quasi-social… No queremos decir que este sea el significado de la postura de Marx, pero vemos en esta expresión la más completa expresión de aquello hacia lo que la historia del desarrollo cultural nos lleva… El principal problema es mostrar cómo la respuesta individual emerge de las formas de vida colectiva” (Vygotsky 1981, pp. 164-65).
El punto más importante al analizar la idea que parece ser marxista y la que es marxista, es que ella apareció gradualmente y con base en la psicología y no como resultado de la aplicación estricta de las formulas marxistas a la psicología, y no fue tomada del marxismo. Ahora mostraré brevemente el movimiento de las ideas y posturas de Vygotski a esta idea y la lógica de su aparición en la psicología de Vygotski.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Elhammoumi


La psicología científica de Vygotskiy: Terra incognita
Mohamed Elhammoumi
En: Psicología histórico-cultural 2009, 3: 49-54

Traducción: Efraín Aguilar

«No necesitamos declaraciones fortuitas, sino un método; no dialéctico materialista, sino histórico materialista. Das Kapital debe enseñarnos muchas cosas –tanto porque una psicología social genuina comienza después de Das Kapital y porque la psicología de hoy es una psicología de antes de Das Kapital.» (Vygotsky, 1997. Vol. 3, p. 331).
«La psicología marxista que se está desarrollando ante nuestros ojos... todavía no tiene su propia metodología e intenta hallarla ya hecha, al azar en las declaraciones psicológicas de los fundadores del marxismo» (Vygotsky, 1997, Vol.3, p. 312).
«Podríamos decirlo de la siguiente manera (marxismo): están buscando, primero, en el lugar equivocado; segundo, el objeto erróneo; tercero, del modo  equivocado» (Vygotsky, 1997. Vol. 3, p. 313).

Introducción

De Karl Marx a Henri Wallon, a Georges Politzer, a Liev Vygotskiy y de Alexis Leóntiev, a Alexander Luria, a Lucien Seve, a Klaus Holzkamp, los científicos mejoraron nuestra comprensión y entendimiento de las formas, estructuras y funciones de los procesos mentales humanos mediante esfuerzos individuales o colectivos conjuntos conectados en preguntas comunes a través de vastos lapsos culturales, geográficos y cronológicos. Las funciones mentales superiores humanas están socialmente formadas, históricamente desarrolladas y culturalmente conformadas. Ellas están basadas en la vida social concreta y labradas en la actividad práctica socialmente organizada. Así la psicología es el estudio concreto de la realidad humana concreta. La psicología marxista no es más que un refinamiento de la filosofía hegeliana y de la fisiología materialista alemanas, de la filosofía empírica británica y de la filosofía cartesiana francesa.

Cuando el 6 de enero de 1924 Vygotskiy presentó su ponencia en el 2o. Congreso de Psiconeurología de Rusia en Leningrado, él por cierto no se había percatado que estaba iniciando los diez años más creativos de su vida en términos de producción teórica (precisamente de 1924 a 1934). Hoy sabemos, además, que Vygotskiy leyó y releyó a Marx y Hegel así como las teorías psicológicas, sociológicas, filosóficas y antropológicas del siglo XIX e inicios del  XX. Vygotskiy descubrió por vez primera en su vida la importancia del concepto de consciencia como la permanencia (conservación de la mente humana), el proceso (movimiento de la mente  humana) y el significado de la naturaleza humana. Es la consciencia la que relaciona al humano con su verdadera naturaleza. La consciencia deviene el punto focal de la psicología. La psicología es el estudio de la consciencia humana. El tratamiento de las fuerzas de la consciencia por Vygotskiy en el trabajo en sociedad derivó del concepto de Marx de la alienación. Sin embargo, las críticas de Vygotskiy a los académicos contemporáneos –psicólogos soviéticos- estaban basadas en las ideas de Marx; él criticó su perspectiva ontológica, epistemológica, teórica y metodológica. Estas críticas tienen el mérito de cambiar mucho el terreno de la discusión del individuo abstracto al del individuo concreto, del individuo histórico individual con respecto a otras instituciones sociales, históricas, económicas y culturales. Vygotskiy hace su marco teórico más materialista y empírico, lo que le lleva a la idea que los individuos humanos participan activamente en la reapropiación de la realidad social concreta externalizada. La externalización social de la realidad concreta está organizada y regulada por la actividad laboral. Las investigaciones científicas de Marx llevaron a Vygotskiy a concluir que las funciones mentales superiores tienen sus raíces en las condiciones económicas de la vida concreta y en las relaciones sociales de producción que regulan y organizan todas las formas de la vida humana. El trabajo es la esencia de los individuos humanos así como la esencia de la riqueza y el progreso social. La sociedad es una expresión de las relaciones sociales; los individuos humanos son conjuntos de relaciones sociales. El trabajo en sí mismo no es un objeto sino una actividad. El trabajo en sí no es un valor sino una fuente viva de valor. El trabajo vivo es el núcleo racional de la psicología de Vygotskiy, es concebido como fuente creadora del proceso productivo  humano (ideas, símbolos, herramientas, etc.). Vygotskiy siempre permaneció dentro de la órbita del marxismo como lo ejemplifica su uso de la dialéctica ontológica de la totalidad. Así, el individuo humano es un ser cambiante en un mundo cambiante. Toda la tarea teórica de Vygotskiy es un intento de crear el propio Capital de la psicología. Crews dice «si nos preguntamos cual doctrina, desde los tiempos de la revolución francesa, ha probado ser más consecuente para la remodelación de la existencia humana, solo se puede concebir una respuesta: es el marxismo» (1985, p. 449). En otras palabras, el marxismo es «el humus de cada pensamiento particular y el horizonte de toda  cultura» (Sartre, 1960, p. 17). El segundo siglo de Marx será más productivo y por vez primera quizá estaremos más cerca de una psicología marxista que nunca.

Una reconstrucción de la teoría de la psicología de Marx

El renovado interés en los escritos de Vygotskiy ha estimulado la discusión de la psicología  marxista (por ej., Jantzen, Lompscher, Ratner, Roth & Lee, Shames, y Tobach, entre otros). De muchas maneras, esta discusión ha procedido sin suficiente y profunda comprensión de las ideas de Marx. Vygotsky extrajo su inspiración, perspicacia y guía teórica del paradigma de investigación de Marx.

El paradigma histórico-cultural de la actividad de Vygotskiy-Luria-Leóntiev está motivado por la convicción de hacer la teoría de Karl Marx, la teoría de la psicología científica (la psicología marxista). Las obras de Vygotskiy-Luria-Leóntiev son examinadas a la luz de este fondo  epistemológico-ontológico-filosófico. En años recientes, el paradigma histórico-cultural de la actividad (Cole, 1996) ha ganado amplio uso en psicología y ha llegado a ser cada vez más influyente en ciencias sociales. Las ideas marxistas están siendo usadas para guiar investigaciones empíricas de las funciones mentales superiores. Estas investigaciones empíricas son guiadas por algunas suposiciones. Las más importante son las ontológicas concernientes a cómo el contexto social-cultural-histórico influye en los individuos y es influido por ellos. Esto significa que el paradigma histórico-cultural de la actividad es explícito en la ontología de la realidad social concreta, en sus necesidades y en la superación de las contradicciones.

En su obra temprana, sin embargo, Vygotskiy explícitamente conectó sus propias ideas sobre los procesos mentales superiores con las actividades de investigación académica del espíritu de la época, incorporando las teorías psicológicas y la filosofía marxista así como la filosofía hegeliana. Al hacerlo así acentuó el papel central del trabajo en el desarrollo de las funciones mentales superiores humanas, especialmente la consciencia y los procesos creativos y cambiantes.

Por esta razón, Vygotskiy creyó que el trabajo tenía un significado histórico, primero elaborado en su teoría histórico-cultural de la actividad, y que su existencia era una condición de la posibilidad para elaborar la psicología marxista. Tradicionalmente, esta tesis del significado histórico del trabajo ha sido leída como derivada de la centralidad de la praxis. Marx argumentó que «Todos los misterios que conducen la teoría al misticismo hallan su solución racional en la práctica humana y en la comprensión de esta práctica» (Marx, Eighth Thesis on Feuerbach).

La teoría de Marx sobre la concepción materialista de la historia contiene en su núcleo la dialéctica entre el material heredado  y la vida concreta, las relaciones sociales y su incesante transformación social por los individuos humanos. En este contexto Marx señaló: «Los hombre hacen su propia  historia, pero no la hacen como ellos quieren; no la hacen bajo circunstancias escogidas por ellos mismos, sino bajo circunstancias con las que directamente se tropiezan, dadas y transmitidas desde el pasado» (1971, p. 10). Los individuos humanos forman su naturaleza y cognición a través del trabajo. Marx estaba equivocado en varios puntos, incluida su teoría que el trabajo es la fuente del valor. Valdrá la pena leer sus libros mientras perdure el modo individualista de producción.

Una reconstrucción de la teoría de la psicología de Marx está por completo en armonía con al menos uno de los muchos hilos del pensamiento de Marx. Para Vygotskiy, entonces, el proyecto de reconstruir la psicología marxista sigue la vía de la apropiación del logro epistemológico de las escuelas de psicología competentes, más que la de una «ruptura epistemológica» (Althusser, 1970). En su obra el énfasis está en aclarar las variadas propuestas de la teoría marxista en la relación de unas con otras, y en mostrar cómo estas propuestas pueden ser usadas para ofrecer explicaciones válidas del desarrollo histórico de la psicología marxista (Le Ny, 1963; Malrieu, 1983; Naville, 1948; Quiniou, 1983; Seve, 1966, 1975, 1978; Wallon, 1990; Zazzo, 1950, 1971, 1975, 1995). En corto, Vygotskiy prioriza la validez empírica de la teoría de Marx sobre la cuestión de su escrutinio lógico.

Al leer a Marx de este modo, Vygotskiy reproduce el momento fundacional de la psicología  dialéctica dentro de la teoría marxista. Es Vygotskiy quien reinstaló la filosofía marxista como la base de la psicología y relegó la epistemología a una posición periférica. La psicología, decía él, primero debe luchar por aclarar sus conceptos, definir sus unidades de análisis y crear su propio El capital. La psicología es el estudio concreto de la realidad concreta. La realidad concreta está formada y moldeada por la mano de obra y las relaciones sociales de producción (relaciones de uno con otro). Las funciones mentales superiores humanas estaban manifestadas en y condicionadas por un conjunto de relaciones sociales. La forma y contenido de las funciones mentales superiores están dialécticamente localizados dentro de la única totalidad de la actividad laboral humana consciente y de las relaciones sociales de producción que las activan.

Por lo tanto, el uso de la filosofía marxista por Vygotskiy para reconstruir la psicología científica moldea su teoría como un conjunto de conceptos explicativos que operan desde adentro. En la obra de Vygotskiy el énfasis está en establecer un conjunto de concepciones que constituirán la planta baja de la teoría histórico-cultural y su método dialéctico.

Vygotskiy y el método dialéctico

El pensamiento de Vygotskiy (Elhammoumi, 2001a, 2001b, 2000a, 2000b, 2000c, 2006, 2007, Sawchuk, Duarte & Elhammoumi, 2006) es en lo fundamental dialéctico y de muchos modos puede ser caracterizado como hegeliano y en buena medida marxista. El pensamiento dialéctico surge en Heráclito mediante el contacto directo inmediato con la sociedad, la naturaleza y el mundo exterior. La dialéctica es la actividad dentro de la cual los significados compiten por el dominio y el control (diálogos de Platón y Segundos analíticos de Aristóteles). El origen y desarrollo del concepto de  dialéctica va desde los diálogos de Platón a través de la epistemología dialéctica fundamental de Aristóteles hasta el pensamiento de varios pensadores, científicos y filósofos europeos modernos, así como académicos y filósofos sudamericanos, asiáticos, africanos y norteamericanos. No es mi propósito dar una exposición detallada de las diferentes formas y teorías de la dialéctica en este artículo. El gran avance de la dialéctica, como un marco filosófico es su fuerza y habilidad para explicar por qué el mundo, la naturaleza, la sociedad y las funciones mentales superiores humanas están en estado de flujo. La dialéctica es un sistema filosófico que consiste de una ontología, una epistemología y un método, que intenta captar la totalidad del sistema natural, social o mental y que los cambios ocurren como resultado de las contradicciones internas de ese sistema. La dialéctica es una ontología (una teoría sobre la naturaleza fundamental del mundo, la sociedad y las funciones mentales superiores humanas) así como una epistemología (una teoría sobre la naturaleza del conocimiento humano) y un método (la capacidad de explicar por qué la naturaleza, la sociedad y las funciones mentales superiores humanas están en estado de flujo).

Hay varios tipos de dialéctica: la reflexivo-analítica de Fichte, la sintética de Hegel, la de los opuestos de Marx, la subjetiva y objetiva de Engels, la materialista, la dialéctica de la teoría social crítica, la aún no dialéctica de Bloch, la creativa de la Escuela Yugoslava de la Praxis, la existencial, la negativa, la dialéctica de las derrotas, de la ilustración, la lógica dialéctica, la estructuralista, la dialéctica de la rotación de Mao, la de la experiencia de Fanon, la real de Hartmann, la dialógica, la abierta de Gonseth, la hermenéutica, la abstracta, la concreta, la formal, la de la emancipación, la dialéctica sistemática, la piagetiana, la del realismo crítico de Bhaskar, el método dialéctico, el pensamiento dialéctico y la razón dialéctica. Pero no hay un solo texto que a la fecha haya compilado o elaborado la relevancia de la dialéctica para la psicología. El método dialéctico de Marx concibe el mundo, la naturaleza, la sociedad y al individuo humano como un todo dinámico inter-conectado en flujo constante. El método dialéctico permite a los psicólogos ver el mecanismo asociado con las estructuras profundas de las funciones mentales superiores humanas. Ayuda a comprender la escala mayor (como las formas de control y poder social, la distribución de la riqueza, la división del trabajo y de clases sociales) a la que pertenecen las funciones mentales superiores, al proporcionar tanto un comienzo para la investigación y el análisis, la explicación y la interpretación, como la perspectiva para llevarla a cabo. El método dialéctico da la flexibilidad necesaria para sintetizar analítica, histórica, social, cultural y económicamente las estructuras de las funciones mentales superiores humanas. El método dialéctico nos ayuda a ver con más claridad, a investigar de modo más exacto, a revelar y captar de manera más precisa, a entender de modo más completo y más dinámico la naturaleza, el desarrollo, la formación y las funciones de los procesos mentales superiores humanos. Es a través de la dialéctica que la psicología deviene ciencia humana. A este respecto, Henri Wallon dijo que «La dialéctica es la que ha dado a la psicología su estabilidad y su significado» (1951, p. 34). El materialismo dialéctico es «la explicación más racional para la psicología» (Wallon, 1954, p. 127). El materialismo dialéctico «es relevante para todo el reino del conocimiento, así como para el reino de la acción... la psicología... debe, más que cualquier otra ciencia, hallar en el materialismo dialéctico su base normal y guías principales» (Wallon, 1951, p. 34). La perspectiva de Wallon ayuda a descubrir el uso conjunto de la razón dialéctica y científica, y avanzar nuestra comprensión de las funciones mentales superiores humanas con mayor detalle que el proporcionado por los supuestos ontológicos, epistemológicos, teóricos y metodológicos de la psicología tradicional y convencional.

La psicología marxista nació con un vacío teórico y creció a pesar de este vacío, al llenarlo como pudo mejor con las existentes ideas psicológicas fragmentadas de Marx, nutriéndose de la filosofía marxista y de las contradicciones de la psicología burguesa por la que Vygotskiy tenía el más profundo respeto. Ella [la psicología marxista] fue capaz de reunir a algunos famosos psicólogos –y ellos llegaron por razones prácticas y teóricas, así como por un método de análisis y acción.

No hubo en realidad grandes maitres en psicología marxista que guiaran nuestros pasos. Politzer, Wallon, Vygotsky entre otros pudieron llegar a ser los más grandes psicólogos teóricos marxistas si no hubieran sacrificado sus logros filosófico-psicológicos por tareas urgentes a consecuencia de las dos guerras mundiales: trastornos mentales, educación, alfabetización, discapacidades, orfanatos, etc.

Vygotskiy está reapareciendo

La obra de Vygotskiy es a la fecha el más serio intento de dar a la teoría marxista de la psicología una nueva oportunidad de vida después de años de abandono. Aunque la versión de Vygotskiy lleva y dibuja elementos centrales de Marx, es una teoría radicalmente diferente y original en el campo de las ciencias psicológicas. La contribución de Vygotskiy a las conceptualizaciones teóricas de la psicología marxista pertenece al primer siglo después de la muerte de Marx, de 1883 a 1983. Este primer siglo comenzó bajo la guía de Engels y continuó bajo la hegemonía de la Segunda Internacional, por ej. Kautskiy, Rosa Luxemburgo, Lenin, entre otros. El segundo siglo de Marx ha comenzado de 1983 a 2083 con la perestroika, la glasnost y solidarnosch, las marcas del colapso del socialismo de la Unión Soviética y de Europa oriental. El Marx del segundo siglo será mucho más diferente del Marx del primero. De muchas maneras, el legado del primer siglo de Marx ha sido oscurecido por la falla del socialismo soviético y europeo oriental, cuyo interés primario no fueron las ideas de Marx. Éste pudo haber entendido nuestras relaciones sociales de producción y las funciones mentales superiores mejor que algunos de nuestros psicólogos líderes. La declinación de la alta cultura, la alienación, la consciencia falsa, la división del trabajo, la alfabetización, la educación, la moralidad, la enfermedad mental y los trastornos conductuales son temas que los psicólogos ahora están de nuevo confrontando, algunas veces sin percatarse de que están caminando sobre los pasos de Marx. Quizá estamos más cerca de Marx y de la psicología marxista que nunca.

Al retornar a Vygotskiy, éste es el próximo pensador de la psicología marxista; Vygotskiy está haciendo una reaparición, él es el Mozart de la psicología. A mi parecer, Vygotskiy era un estudiante de Marx y de las tradiciones marxistas, y así es como debería ser juzgado. Con la publicación masiva de manuscritos hasta hoy desconocidos, Vygotskiy será visto muy diferente en el segundo siglo de Marx. Así, Vygotsky, ayer en la periferia, es hoy más pertinente que en la Rusia estalinista y que en la psicología estadunidense conductista, individualista.

Vygotskiy fue interpretado por cinco décadas desde el punto de vista de las versiones positivistas del marxismo, una deformación de Marx y de la tradición marxista (lo que no hace falta discutir en este artículo). De cualquier modo, al inicio uno dependía de los materiales publicados por Vygotskiy. Cuando en 1962 Pensamiento y Habla fue publicado  -el cual Jean Piaget y Jerome Bruner comentaron de modo muy astuto-, comenzó un redescubrimiento de Vygotskiy. Mind in Society, publicado en 1978, tuvo el mismo efecto. El libro de Wertsch «Culture, communication and Cognition: Vygotskian Perspectives» (1985) fue la primera discusión importante de la obra de  Vygotskiy. La recepción de Vygotskiy así como su percepción fueron de algún modo cambiadas (Newman & Holzman, 1993; Ratner, 1996; Tobach, 1999; Lompscher, 2001; Elhammoumi, 2001, 2002, 2006; Seve, 2002; Roth & Lee, 2007), pero no de modo fundamental en Norteamérica.

Vygotskiy comenzó sus estudios de crítica literaria con Psicología del Arte, 1925, siguió con La Crisis de la Psicología, 1927 y terminó con Pensamiento y Habla, 1934. Esto significa que  Vygotskiy comienza con la percepción (Psicología del Arte, 1925), cambia a la lógica (Crisis de la  Psicología, 1927) y termina con el lenguaje (Pensamiento y Habla, 1934). Estos títulos son del mayor interés. Cada uno sugiere una forma y un contenido, una materia y un método.

Esta parte de su vida ha sido estudiada suficientemente por la psicología contemporánea, especialmente por Mecacci (1983), Blanck (1984), Riviere (1985), Schneuwly & Bronckart 1(985), Van der Veer & Valsiner (1991), Newman & Holzman (1993), Elhammoumi, (1997), Moro Schneuwly & Brossard (1997), Asmolov (1998), Veresov (1999), Clot (1999), Vygodskaya (2000), Vergnaud (2000), Daniels (2002) y Wink & Putney (2002). Hasta ahora, creo, no ha habido una monografía escrita de la psicología de Vygotskiy como un todo. A la fecha nadie parece haber estado interesado o ser capaz de dar una idea sintética de la psicología científica de Vygotskiy (psicología marxista). Esta ausencia es notable y significativa.

Los años 1980s y 1990s, sin embargo, parecieron más interesantes, los archivos de Vygotskiy fueron abiertos a los investigadores y otros manuscritos fueron descubiertos.

Los hasta ahora desconocidos manuscritos de Vygotskiy han sido publicados en ruso desde los l980s. Muchos de esos manuscritos han sido publicados en traducciones al inglés como parte de los seis tomos de los «Collected Works of Lev Vygotsky» por Plenum Publishers en los 1990s. Por vez primera, habíamos cerrado así el círculo y ahora podíamos considerar al «Vygotskiy haciendo una reaparición» del paradigma de la actividad histórico-cultural. Vygotskiy tomó las ideas esenciales de Marx en varios puntos fundamentales, como la consciencia, el trabajo, la dialéctica, la concepción materialista de la historia, las herramientas culturales, el lenguaje, etc.

Tuvimos, por vez primera, una visión completa de los manuscritos de Vygotskiy. Creo que este Vygotskiy no será el «Vygotskiy de Stalin, la perestroika, la glasnost y solidarnosch», sino el  Vygotskiy de todo el segundo siglo (1983—2083) que de modo crítico deconstruye la versión positivista de la psicología y la reconstruye social, cultural, histórica y económicamente a la luz de las ideas de Marx.

Hoy sabemos, sin embargo, que Vygotskiy releyó la lógica de Marx a mitad de los 1920s y hasta comenzó a escribir los manuscritos inconclusos de la «Crisis de la psicología» para mostrar la importancia de esa lógica. Es un paradigma de investigación psicológica con las ideas de Marx como su núcleo racional. Desde esta perspectiva, Vygotskiy comenzó a «crear el propio Das Kapital de la psicología».

El método dialéctico de Marx nunca hizo una pausa, continuó construyendo, constituyendo, uno por uno, sus conceptos y categorías. Es en la construcción dialéctica del concepto de la actividad y la consciencia que Vygotskiy descubrió por primera vez la importancia del concepto de relaciones sociales de producción, como unidad de análisis. El valor es la base y esencia del  capital, las relaciones sociales de producción son la esencia de las funciones mentales superiores humanas. Así, Vygotskiy señaló que «Lo individual y lo personal no se oponen, sino que son una forma superior de la sociabilidad. Parafraseando a Marx: la naturaleza psicológica del hombre es la totalidad de las relaciones sociales desplazadas a la esfera interior y devenidas funciones de la  personalidad y formas de su estructura» (1989, p. 59). Esto significa que las funciones mentales superiores humanas, la consciencia y la personalidad son un agregado de las relaciones sociales, «Yo soy una relación social de mí conmigo mismo» (1989, p. 67). En otras palabras, «Genéticamente las relaciones sociales, las relaciones reales entre la gente, son la base de todas las funciones superiores y a sus relaciones» (1989, p. 58).

Es desde esta perspectiva que Vygotskiy, rápidamente, dirigió su atención al concepto de relaciones sociales de producción. Por vez primera, la cuestión de la unidad psicológica de análisis es abordada científica y analíticamente.

Conclusión

Vygotskiy de modo explícito se ve a sí mismo como quien completó el proyecto de Marx en el ámbito de la psicología, y abogó por la primacía de la consciencia humana como el objeto de estudio de la psicología marxista. Así, Vygotskiy quiere extender una visión particular de las ideas psicológicas de Marx, es decir «no es la consciencia de los hombres lo que determina su ser, sino, al contrario, su ser social es el que determina su consciencia» (Marx, 1978, p. 4). No es posible separar las funciones mentales superiores de la vida concreta de la persona que piensa. Nuestras funciones mentales superiores son formadas y labradas por nuestra realidad social concreta. Estas funciones mentales superiores y sus concepciones a la vez afectan cada aspecto de la vida humana desde la forma como los individuos humanos organizan sus actividades cotidianas para criar a los hijos, a la adoración y al trabajo. En conclusión, Vygotskiy en realidad rechazó la premisa filosófica de que el individuo humano es un ser que se crea a sí mismo y que surge de la dialéctica entre su actividad de trabajo y lo natural así como del mundo social que él transforma. Vygotskiy convirtió las ideas psicológicas fragmentadas de Marx en un sistema constructivo, y proporciona un argumento detallado del por qué es urgente desarrollar una psicología científica, una psicología marxista. Así, estamos quizá más cerca de una psicología marxista que nunca. Concluyo este artículo con la observación de Georges Canguilhem en su famoso artículo titulado «¿Qué es la psicología?»: «Es por lo tanto, con cierto grado de vulgaridad que la filosofía confronta a la psicología con la pregunta crucial: ¿me dices lo que eres hasta el [tendez] porque sé lo que eres? Pero de vez en cuando al filósofo se le debe permitir acercarse al psicólogo como un consejero y decir: cuando uno sale de la Sorbona por la Rue Saint Jacques, puedes subir o bajar la colina: si subes, llegarás al Pantheon que es el lugar de reposo de varios grandes hombres, pero si bajas la colina con seguridad terminarás en la Prefectura de Policía» (1958, p. 25).

Referencias

1. Althusser L. For Marx. London: New Left Books, 1970.
2. Asmolov A. G. Vygotsky today: On the verge of non-classical psychology. New York: Nova Science, 1998.
3. Blanck G. Vygotsky: the man and his cause. In L. Moll (Ed.). Vygotsky and education: Instructional implications and applications of sociohistorical psychology. New York: Cambridge University Press, 1990.
4. Canguilhem G. Qu'est-ce que la psychologie? [What is psychology?]. Revue de Metaphysique et de Morales, 1, 12—25. Original work lecture delivered in College Philosophique de Paris on December 18th 1956, 1958.
5. Clot Y. (Eds.). Avec Vygotski [With Vygotski ]. Paris: La Dispute, 1999.
6. Cole M. Cultural psychology: A once and future discipline. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1996.
7. Crews F. Dialectical materialism. American Scholar, 84 (4), 1985.
8. Daniels H. Vygotsky and pedagogy. London; New York: Routledge / Falmer. 2002.
9. Elhammoumi M. Socio_historicocultural psychology: Lev Semenovich Vygotsly (1896—1934). Lanham, MD: University Press of America, 1997.
10. Elhammoumi M. Lost_or merely domesticated? The boom in socio-historicocultural theory emphasizes some concepts, overlooks others. In S. Chaiklin (Ed.), The theory and practice of cultural-historical psychology. Aarhus, Denmark: Aarhus University Press, 2001.
11. Elhammoumi M. Recepción de Vigotsky en América Latina: Terreno fértil para una psicología materialista [The reception of Lev Vygotsky in South America: A fertile terrain for a materialist psychology]. En M. Golder (Ed.). Vigotsky: Psicólogo radical [Vygotsky: A radical psychologist]. Buenos Aires, Argentina: Ateneo Vigotskiano de la Argentina, 2001.
12. Elhammoumi M. To create psychology's own capital. Journal for The Theory of Social Behavior, 32 (1), 2002.
13. Elhammoumi M. Vygotsky via Marx: Toward a Marxist psychology. Paper presented at the Fifth Congress of the International Society for Cultural Research and Activity Theory (ISCRAT). Amsterdam, The Netherlands, 18—22, June 2002.
14. Elhammoumi M. Vygotsky's concept of culture: A Hegelian and Marxist analysis. Paper presented at the Fifth Congress of the International Society for Cultural Research and Activity Theory (ISCRAT). Amsterdam, The Netherlands, 18—22 June 2002.
15. Elhammoumi M. Is there a Marxist psychology? In P. Sawchuk, N. Duarte & M. Elhammoumi (Eds.). Critical perspectives on activity theory: Explorations across education, work and the everyday life. New York: Cambridge University Press, 2006.
16. Elhammoumi M. Toward a Marxist psychology: Vygotsky's legacy, 2007.
17. Jantzen W. The Spinozist Programme for Psychology: An Attempt to Reconstruct Vygotsky's Methodology of Psychological Materialism in View of his Theories of Emotions. In D. Robbins & A. Stetsenko (Eds.). Voices within Vygotsky's non_classical psychology: Past, present future. New York: Nova Science Publishers, 2002.
18. Kozulin A. Vygotsky's psychology: A biography of ideas. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1990.
19. Le Ny J. F. Le materialisme et psychologie sociale [Materialism and social psychology], 1963.
20. Lompscher J. Is Vygotsky fully understandable without Marx? Private correspondence. Manuscript, 2001.
21. Lompscher J. The category of activity as a principal constituent of cultural_historical psychology. In D. Robbins & A. Stetsenko (Eds.), Voices within Vygotsky's non-classical psychology: Past, present future. New York: Nova Science Publishers, 2002.
22. Malrieu Ph. Vers une recherche marxiste en psychologie [Toward a Marxist research in psychology], 1983.
23. Marx K. Theses on Feurbach. In K. Marx & F. Engels. The German ideology, 1973.
24. Marx K. Preface to «A contribution to the critique of political economy». In Tucker, R.C. (Ed.). The Marx-Engels Reader. New York: Norton, 1978.
25. Mecacci L. Vygotskij: Antologia di scritti. Bologne: Il Mulino, 1983.
26. Moro C., Schneuwly B., & Brossard M. (Eds.) Outils et signs: Perspectives actuelles de la theorie de Vygotski [Tools and signs: Perspectives on Vygotsky's theory]. Bern, Switzerland: Peter Lang, 1997.
27. Naville P. Psychologie, marxisme et materialisme [Psychology, Marxism and materialism]. Paris: Marcel Riviere, 1948.
28. Newman F. & Holzman L. Lev Vygotsky: Revolutionary scientist. London: Routledge, 1993.
29. Quiniou Y. Marxisme et psychologie [Marxism and psychology]. 1983.
30. Ratner C. Activity as a key concept for cultural psychology. Culture & Psychology, 2, 1996.
31. Riviere A. La psicologia de Vygotski [The psychology of Vygotsky]. Madrid: Visor. Alson in French. La psychologie de Vygotsky, 1990. Belgique: Pierre Mardaga. 1985.
32. Robbins D. Vygotsky's psychology_philosophy: A metaphor for language theory and learning. New York: Kluwer Academic / Plenum Publishers. 2001.
33. Roth W. M., & Lee Y. J. «Vygotsky's neglected legacy»: Cultural historical activity theory. Review of Educational Research, 77(2), 2007.
34. Sartre J. P. Critique de la raison dialectique, Tome 1 [Critique of dialectical reason, Volume1]. Paris: Editions Gallimard. 1960.
35. Sawchuk P., Duarte N., & Elhammoumi M. (Eds.). Critical Perspectives on Activity Theory: Explorations Across Education, Work and the Everyday Life. New York: Cambridge University Press, 2006.
36. Schneuwly B., & Bronckart J. P. (Eds.). Vygotski aujourd'hui [Vygotsky today].  Neuchatel_Paris: Delachaux & Niestle (Collection Textes de Base en Psychologie), 1985.
37. Seve L. Psychologie et marxisme [Psychology and Marxism], 1966.
38. Seve L. Marxism and the theory of human personality. London: Lawrence & Wishart, 1975.
39. Seve L. Man in marxist theory and the psychology of personality. New Jersey: Harvester Press, 1978.
40. Seve L. Quelles contradictions? A propos de Piaget, Vygotsky et Marx [What contradictions? Piaget, Vygotsky and Marx]. In Yves Clot (Ed.). Avec Vygotsky [With Vygotsky]. Paris: La Dispute, 2002.
41. Shames C. Dialectics and the theory of individuality. Psychology & Social Theory, 4, 1984.
42. Tobach E. The uniqueness of human labor. In L. Martin, K. Nelson, & E. Tobach (Eds.). Sociocultural psychology: Theory and practice of doing and knowing. New York: Cambridge University Press, 1995.
43. Tobach E. Activity Theory and the Concept of Integrative Levels. In Y. Engestrm, R. Miettinen & Raija-Leena, P. (Eds.). Perspectives on activity theory. New York: Cambridge University Press, 1999.
44. Tobach E. Evolution, genetics and psychology: The crisis in psychology -Vygotsky, Luria, and leontiev revisited. In S. Chaiklin, M. Hedegaard, & U. J. Jensen (Eds.). Activity theory and social practice: Cultural_historical approaches. Aarhus, Denmark: Aarhus University Press, 1999.
45. Van der Veer R., & Valsiner J. Understanding Vygotsky. A quest for synthesis. Oxford: Basil Blackwell, 1991.
46. Veresov N. Undiscovered Vygotsky: Etudes on the pre-history of cultural_historical psychology. Frankfurt am Main; New York: Peter Lang, 1999.
47. Vergnaud G. Lev Vygotski: Pedagogue et penseur de notre temps [Lev Vygotski: Educator and thinker of our time]. Paris: Hachette Education, 2000.
48. Vygodskaia G. L. Preface. Journal of Russian and East European Psychology, 37(2), 1999.
49. Vygodskaia G. L., & Lifanova T. M. Part 1: Life and works of L. S. Vygotsky. Journal of Russian and East European Psychology, 37 (2), 1999.
50. Vygodskaia G. L., & Lifanova T. M. Part 2: Life and works of L.S. Vygotsky. Journal of Russian and East European Psychology, 37 (3), 1999.
51. Vygodskaia G. L., & Lifanova T. M. Part 3: Life and works of L. S. Vygotsky. Journal of Russian and East European Psychology, 37 (4), 1999.
52. Vygodskaia G. L., & Lifanova T. M. Part 4: Life and Works of L. S. Vygotsky. Journal of Russian and East European Psychology, 37 (5), 1999.
53. Vygotsky L. S. The psychology of art. Cambridge, Mass.: MIT Presss, 1971.
54. Vygotsky L. S. The methods of reflexological and psychological investigation. 1999. In The collected works of L. S. Vygotsky. Problems of the theory and history of psychology (Vol. 3). New York: Plenum Press. Original work, 1924.
55. Vygotsky L. S. The historical meaning of the psychological crisis: A methodological investigation. In The collected works of L. S. Vygotsky. Problems of the theory and history of psychology (Vol. 3). New York: Plenum Press, 1999.
56. Vygotsky L. S. Concrete human psychology. Soviet Psychology, 27 (2), 1989.
57. Wallon H. Psychologie et materialisme dialectique [Psychology and dialectical materialism]. Enfance, 1—2, 31—34. 1951/1963.
58. Wallon H. Psychologie animale et psychologie humaine [Animal psychology and human psychology]. La Pensee, 57, 1954.
59. Wallon H. Psychologie et dialectique [Psychology and dialectic]. Paris: Messidor/Editions Sociales, 1990.
60. Wertsch J. (Ed.) Culture, communication and cognition: Vygotskian perspectives. Cambridge: Cambridge University Press, 1985.
61. Wink J., & Putney L. G. A vision of Vygotsky. Boston: Allyn and Bacon, 2002.
62. Zazzo R. L'oeuvre d'Henri Wallon a la lumiere du Marxisme [Wallon's work in the light of Marxism]. La Pensee, 31, 1950.
63. Zazzo R. Psychologie et marxisme: La vie et l'oeuvre d'Henri Wallon [Psychology and marxism: The life and the work of Henri Wallon]. Paris: Denoel/Gonthier, 1975.
64. Zazzo R. Psychologie et marxisme [Psychology and marxism]. Bulletin de Psychologie, 48. 1995.
65. Zazzo R. (Eds.). Psychologie et Marxisme [Psychology and Marxism]. Paris: Union Generale d'Editions, 1991.